Público
Público

Grecia tiene a su banca en la cuerda floja sin el apoyo del BCE

Su banco central tuvo que inyectar dinero en agosto y se prepara para otra intervención 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Grecia se asoma a un estado agónico. El gobernador del Banco Central de Grecia, George Provopoulos, reconoció ayer que el mes pasado tuvo que dar un 'apoyo significativo' a los bancos del país en forma de inyección de dinero porque ya no cuentan con el respaldo del Banco Central Europeo (BCE) debido a la fuerte crisis en el mercado de deuda. Las entidades no encuentran dónde financiarse, ni en otros bancos ni en el BCE. Y lo peor es que el gobernador admite que está preparado para otra intervención por si la banca necesita que recurra de nuevo a esos fondos de emergencia.

Esta situación en la que el Banco Central tiene que prestar apoyo a los bancos se da 'desde que comenzó la crisis' en los mercados de deuda, según ha señalado el gobernador en la prensa griega. La inyección de fondos de emergencia ha sido destinada a algunos de los principales bancos del país pero no porque no tengan solvencia, sino porque no cuentan con dinero para el día a día. El Banco Central apuntó la necesidad de más fusiones en la banca para evitar problemas de capital.

El Gobierno heleno dice que adelantará privatizaciones para poder salvarse

La ruptura de las negociaciones el viernes entre Grecia y la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) a cuenta de su incumplimiento del déficit justo antes de concretarse el segundo rescate al país lo coloca aún más al borde del precipicio de la bancarrota. El Gobierno admite que no cumplirá el objetivo de reducir el déficit este año. La troika formada por la UE, el FMI y el BCE han dado a Grecia diez días para que les aclare sus cuentas. En Alemania, crece la presión política contra la ayuda a Grecia. El FPD, socio minoritario en la coalición del Gobierno alemán, apuntó ayer que la interrupción de las negociaciones 'golpea la estabilidad del euro'.

En este escenario, el segundo rescate peligra. Por eso, el Ejecutivo griego quiso mandar ayer un mensaje para calmar a la troika. Su ministro de Medio Ambiente y ex titular de Finanzas, George Papaconstantinou, señaló en una entrevista en la prensa griega que venderá su participación del 35,5% en la petrolera Hellenic Petroleum 'a principios de 2012 o antes' para dar un empujón a las privatizaciones pactadas.  Peligra el segundo rescate de Grecia, a la que la UE pide aclarar sus cuentas.