Público
Público

Greenpeace denuncia los" trapos sucios" de Nike y Adidas

Un grupo de activistas ha instalado un tendedero con los "trapos sucios" de las grandes marcas en Madrid. Los ecologistas denuncian el vertido de sustancias químicas por las grandes marcas textiles en China.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Escaladores de Greenpeace han colocado este jueves un 'tendedero' en la plaza del Callao de Madrid para colgar varias pancartas simulando ropa deportiva de las marcas Nike y Adidas, a las que acusan de mantener vínculos con fábricas textiles de China que 'vierten sustancias peligrosas al agua'.

Con esta protesta, los ecologistas piden a ambas firmas que se sumen al 'desafío Detox' de su nueva campaña y se comprometan 'a eliminar los tóxicos de su cadena de suministro'.

Según informó la ONG, otro grupo de activistas a pie de calle portó también una pancarta donde se podía leer 'Nike y Adidas: es posible un futuro sin tóxicos'.

Desafio Tedox

Greenpeace ha lanzado la campaña 'Detox' tras descubrir que varias marcas líderes de ropa deportiva (como Adidas y Nike) tienen vínculos comerciales con fábricas textiles en China que, según la ONG, vierten sustancias peligrosas a los ríos de China. 

Tras un año de duración, esta investigación ha concluido con el lanzamiento del informe 'Trapos sucios'. En él, la organización explica las relaciones empresariales y comerciales de las grandes marcas, así como la composición de los vertidos al río Yangtzé y Perla desde las instalaciones de fábricas que producen para estas marcas.

Greenpeace cree que Adidas y Nike 'pueden liderar el cambio'. 'Nos preguntamos qué marca será la más rápida en aceptar el reto. Es una competición contra la contaminación química de los ríos que se deriva de los modelos de producción actuales, y la meta es proteger la salud de las personas y asegurar un futuro sin tóxicos', declaró Sara del Río, responsable de la Campaña de Contaminación de Greenpeace.

La responsable añadió que 'algunas de estas sustancias están prohibidas en la Unión Europea, pero no en China, donde la normativa sobre el uso de este tipo de sustancias es mucho más laxa'. También ha explicado que algunas de las medidas que propone Greenpeace, como el tener un listado con las sustancias que se usan, ya se ha realizado en otros sectores como en el de productos electrónicos.