Público
Público

Gritos y cantos contra Báñez antes de la proclamación de Toxo al frente de CCOO

La ministra de Empleo ha sido recibida en el auditorio Marcelino Camacho con abucheos y consignas como "que se metan por el culo la reforma laboral" o "¡Dimisión!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, fue recibida con gritos cantos y abucheos por los delegados que han asistido al X Congreso Confederal de Comisiones Obreras, en el que Ignacio Fernández Toxo va a ser reelegido de manera oficial esta mañana. Anoche, el líder sindical obtuvo el apoyo a su candidatura -la única- del 85,9% de los representantes de las distintas federaciones y se anunció la composición de la nueva Comisión Ejecutiva. El ambiente, caldeado por ese paquete de medidas de choque que el Ejecutivo vende como la panacea para combatir el paro juvenil, marca el inicio de la jornada.

Instantes antes de que Báñez entrara en el plenario del auditorio Marcelino Camacho, un grupo de delegados comenzó a entonar 'Que se metan por el culo la reforma laboral' y '¡Dimisión!'. El presidente de la mesa, Antonio del Campo, como ya hiciera el pasado viernes ante la asistencia del presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, pidió moderación. Esos cánticos fueron respondidos también por muchos otros delegados, que pedían a sus compañeros que mantuvieran la compostura.

Finalmente hubo quórum y cuando entró Báñez todos empezaron a cantar 'CCOO sindicato trabajador'. La ministra se sentó rápidamente al lado del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara.

Antes de que comenzara la sesión, Lara dijo a los medios que asistía al Congreso para apoyar a CCOO porque 'estamos en un país donde se está atacando de una manera durísima a los sindicatos de clase'.

Lara: 'se está produciendo un robo descarado de los derechos laborales que se han conquistado' Para el líder de IU 'se está produciendo un robo descarado de los derechos laborales que se han conquistado para la clase trabajadora, un trasvase de las rentas del trabajo a las del capital como no hemos conocido en la democracia'.

Rubalcaba rehusó a hablar con los medios, pero Báñez sí se paró. La ministra quitó peso al aviso que hizo ayer la Comisión Europea, que desmontó todos los intentos del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por generar optimismo en su discurso durante el debate del estado de la nación.