Público
Público

La Guardia Civil sigue buscando a la mujer de Boadilla con un dispositivo más discreto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil continúa buscando por Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada y Fuenlabrada, aunque de forma más discreta que los últimos días, a la vecina de la primera localidad que desapareció el pasado domingo tras ser acompañada a casa por su ex novio, cuyo cadáver fue encontrado ayer, ahorcado.

La Comandancia de la Guardia Civil han informado de que, tras los operativos que se pusieron en marcha ayer en Boadilla y hoy en Fuenlabrada, la búsqueda de María Piedad García Revuelta continúa esta tarde de manera más discreta.

En la zona conocida como Bosque Sur de Fuenlabrada han buscado hoy a María Piedad, sin éxito, un centenar de efectivos de diferentes unidades del instituto armado, tras determinarse que su teléfono móvil fue captado por un repetidor cercano.

Ayer la búsqueda se centró en la denominada Ciudad Financiera y en el polígono Ventorro del Cano de Boadilla, al conocerse que los mensajes que recibió la madre de María Piedad desde el móvil de su hija fueron enviados desde esta zona.

La ex pareja de la mujer, Javier Sánchez-Toledo, fue hallado ahorcado a mediodía de ayer en un paraje de San Lorenzo de El Escorial, sin documentación pero con dos móviles: el suyo y el de María Piedad, según han confirmado fuentes de la investigación.

Según estas fuentes, ahora los investigadores analizan los restos encontrados en el coche de Javier para determinar qué ocurrió la madrugada del domingo y dónde está la mujer, que fue vista por última vez esa madrugada tras asistir a una cena con compañeros de trabajo de un supermercado de la cadena Mercadona.

Su ex pareja, con el que la mujer tenía un hijo de 8 meses, se ofreció a acompañarla a casa y desde entonces la mujer está desaparecida, sin que la Guardia Civil descarte oficialmente ninguna hipótesis.

Javier fue a trabajar el domingo pero se cortó con una radial y tuvo que ir al hospital para ser atendido, tras lo que su pista se pierde hasta el lunes, cuando estuvo en el médico pidiendo la baja laboral, poco antes de que la familia de María Piedad denunciase su desaparición.

El martes llamó a su padre, quien le recomendó que se entregara si había cometido algún delito, pero Javier colgó el teléfono, y unas horas después fue hallado ahorcado en una torre de alta tensión de un paraje del término municipal de San Lorenzo de El Escorial.

Si se confirma que esta muerte obedece a un caso de violencia machista se trataría de la séptima víctima de este tipo que se registra en la Comunidad de Madrid en lo que va de año, dos más que las registradas en 2009, y de la número 70 en toda España.