Público
Público

Guías modifican el criterio de muerte cerebral en bebés y niños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Will Boggs

Tres sociedades médicasactualizaron guías clínicas que modifican algunos criterios demuerte cerebral en bebés y niños.

La Sociedad de Medicina de Atención Crítica, la AcademiaEstadounidense de Pediatría y la Sociedad Neurológica Infantilpublicaron las guías en la revista Pediatrics, en cuyo sitio deinternet están disponibles gratuitamente.

"Los cambios importantes están asociados con la experienciaacumulada en la atención de niños con enfermedades o lesionesgraves en más de 25 años. Pudimos revisar la literatura y lasrecomendaciones a partir de la experiencia", explicó el doctorThomas A. Nakagawa, de la Escuela de Medicina de la Wake ForestUniversity, en Carolina del Norte.

Las nuevas guías definen la muerte cerebral como "undiagnóstico clínico a partir de la ausencia de funciónneurológica con un diagnóstico conocido que provocó un comairreversible. Para diagnosticar la muerte cerebral debencoexistir el coma y la apnea", indicó el experto.

Según dijo Nakagawa, autor principal de la actualización,las listas de control son "esenciales".

"El uso de una lista de control para asegurarse de cumpliry documentar todos los pasos del examen neurológico y losestudios complementarios (si son necesarios) es clave paragarantizar que la evaluación de cada paciente sea uniforme yestandarizada", añadió.

El comité respalda las guías de 1987 que recomendaban larealización de dos exámenes con un período de observaciónintermedio (24 horas en los neonatos con por lo menos 37semanas de gestación y hasta 30 días de edad; 12 horas enpacientes de hasta 18 años).

"Seguimos sugiriendo un período de observación másprolongado en los bebés de menos de 30 días de vida paradeterminar la muerte cerebral, ya que los datos poblacionalesson limitados", expresaron los expertos.

Por primera vez, se recomienda que los exámenesneurológicos los realicen distintos médicos del equipo a cargode la atención de un niño.

Antes del primer examen hay que corregir la hipotensión, lahipotermia y las alteraciones metabólicas y suspender todomedicamento que pudiera influir en los resultados de laevaluación neurológica o de la apnea. Las guías incluyen unalista de fármacos que se utilizan en casos críticos con lasemivida de cada uno.

Los test de apnea los puede realizar un solo médico,"preferentemente, el que está a cargo del la ventilación delniño". Por primera vez, las guías también especifican un umbralfinal de PCO2: por lo menos 60 mmHg y 20 mmHg por encima delvalor inicial.

El período de observación se puede reducir en ambos grupossi el electrocardiograma (ECG) o el test de flujo sanguíneocerebral coinciden con la muerte cerebral. Las guías anterioresrecomendaban ambos estudios para diagnosticar la muertecerebral, mientras que la actualización no exigen estudiossecundarios, salvo cuando el examen clínico y el test de apneano se puedan realizar.

Ahora, el tiempo de muerte se define como el tiempo delsegundo examen clínico y test de apnea (o la finalización delestudio secundario y los test del segundo examen que se puedanrealizar de manera segura).

"Conocemos las dificultades de las familias con loscuidados del final de la vida", dijo Nakagawa. Las guíasdeterminan que "el diagnóstico de la muerte cerebral nunca debeser apresurado ni tener prioridad sobre las necesidades delpaciente o la familia".

"Promovemos la conversación con las familias para ayudarlasa comprender qué sucedió con su hijo y guiarlas en esa crisis",finalizó el autor.

FUENTE: Pediatrics, online 29 de agosto del 2011