Público
Público

Guindos y Bruselas chocan por la prórroga del rescate bancario

El ministro rechaza ampliar la ayuda de la UE al sistema financiero, mientras la Comisión no descarta "algún tipo de acompañamiento" por si surgen nuevas necesidades de capital. El Eurogrupo decidirá en noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español y la Comisión Europea han chocado este viernes a cuenta de la posible prórroga del rescate bancario cuando expire en diciembre. Mientras que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se opone a cualquier tipo de ampliación, Bruselas no descarta 'algún tipo de acompañamiento' tras el final del programa por si surgen nuevas necesidades de capital.

'Por lo que se refiere a la cuestión de cómo España saldrá de su programa, es demasiado temprano para decirlo', ha indicado el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, al ser preguntado por una posible extensión del rescate español por si se detectan nuevas necesidades de capital en la nueva ronda de test de estrés que hará el Banco Central Europeo (BCE) en verano de 2014.

El Eurogrupo decidirá sobre la posible extensión del rescate bancario para España, que expira en diciembre, en su reunión de mediados de noviembre. El programa español va 'por el buen camino', pero el Gobierno debe garantizar que en su fase final se aplique 'con rigor y determinación', según ha dicho este viernes el vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

La discusión sobre las opciones de salida del rescate bancario de España tendrá lugar cuando se conozcan los resultados de la cuarta misión de la troika, ha explicado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Los inspectores de la Comisión y del Banco Central Europeo (BCE) regresan a Madrid el próximo martes 23 de septiembre.

'Por lo que se refiere a la cuestión de cómo España saldrá de su programa, es demasiado temprano para decirlo', ha indicado Rehn al ser preguntado por una posible extensión del rescate español por si se detectan nuevas necesidades de capital en la nueva ronda de test de estrés que hará el BCE en verano de 2014. 'El programa de reforma del sector financiero de España continúa yendo por el buen camino, lo que está ayudando a restablecer la salud y resistencia del sector bancario y la industria financiera en España, que es una base muy importante para garantizar que el crédito fluya mejor a los hogares y las empresas, especialmente las pymes', ha destacado el vicepresidente económico.

A su juicio, 'es indispensable que la revisión de la calidad de los activos y los test de estrés se hagan de forma convincente y creíble y que el programa de reparación del sector financiero se concluya con el mismo rigor y determinación como se ha hecho durante su existencia hasta ahora', ha destacado Rehn. 'Es crucial para la recuperación económica de España, del crecimiento y el empleo', ha insistido.

Por su parte, el representante alemán en el directorio del BCE, Jorg Asmussen, ha eludido pronunciarse sobre la posible prórroga del rescate bancario español, pero ha dejado claro que, antes de la próxima ronda de test de estrés, debe quedar claro cómo se cubrirán los déficits de capital que puedan surgir. 'Primero deben ser los mercados, después los presupuestos nacionales, a continuación el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) tal y como se usa ahora y en circunstancias muy raras, excepcionales e improbables la recapitalización directa', ha explicado. El presidente del BCE, Mario Draghi, dará más detalles sobre cómo se hará esta revisión de balances a mediados de octubre.

El Gobierno español se opone a cualquier prórroga del rescate, según ha dejado claro el ministro de Economía, Luis de Guindos, a su llegada al Eurogrupo. 'El programa bancario expira y creo que va a expirar', ha enfatizado. 'Lo único que se hará es que España entrará en un entorno que es el entorno de la legalidad y la legislación que se aplica a los países que dejan atrás sus programas', ha dicho. La legislación de la UE prevé mantener la vigilancia hasta que se haya devuelto el 75% del préstamo.

Sin embargo, la Comisión prefiere tener previsto 'algún tipo de acompañamiento' tras la salida del programa, como por ejemplo una línea de crédito preventiva, para no tener que improvisar una solución de emergencia si surgen nuevas necesidades de capital, según fuentes europeas.

Además del caso de España, en la reunión del Eurogrupo del 15 de noviembre se abordará la estrategia de salida del programa de Irlanda, mientras que el tercer rescate para Grecia empezará a discutirse en noviembre y diciembre. Rehn ha asegurado que no habrá un 'patrón único', sino que se buscará la 'solución óptima' para cada país.