Público
Público

Haidar, ingresada en la UVI de un hospital a petición propia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La activista saharaui Aminetu Haidar ha sido ingresada de manera voluntaria en un hospital de Lanzarote la madrugada del jueves, aunque no ha abandonado su huelga de hambre, según informó su abogada, Inés Miranda.

De acuerdo a la abogada, Haidar, que el jueves cumple 32 días de ayuno, solicitó el traslado a un centro médico después de sufrir fuertes dolores de estómago y abdominales, así como vómitos continuos.

"El tratamiento que está recibiendo es única y exclusivamente para paliarle y calmarle los dolores que tiene y Aminetu continúa con la huelga de hambre. No está habiendo nutrición y ha sido instalada en la UVI del hospital por el estado que mantiene", dijo la abogada en declaraciones a periodistas desde el aeropuerto de Lanzarote.

"Ella nos manifestó tanto al doctor como a sus abogadas (...) que sí estaba dispuesta a que le trataran esos dolores", agregó.

Imágenes de televisión mostraron cómo Haidar era trasladada por los servicios de urgencias en una ambulancia.

El miércoles, el caso Haidar centró gran parte de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, durante la cual el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró confiado en una pronta solución del problema

Zapatero aseguró que el Gobierno está haciendo todas las gestiones diplomáticas posibles para resolver la situación, aunque pidió prudencia y discreción y no especificó cuáles eran las vías.

Haidar fue detenida el 13 de noviembre por las autoridades marroquíes al llegar a El Aaiún en un vuelo que hizo escala en las Islas Canarias y que procedía de Estados Unidos, donde la activista había recibido un premio por su defensa de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, administrado por Marruecos.

La mujer, que señaló que las autoridades marroquíes le quitaron el pasaporte, fue devuelta a Lanzarote, donde comenzó una huelga de hambre con el objetivo de volver a su casa.

El ayuno de la activista ha colocado al Gobierno socialista en una situación incómoda, ya que está recibiendo numerosas críticas por parte de representantes de las organizaciones de solidaridad con el Sáhara Occidental y defensores de los derechos humanos, mientras día a día empeora la salud de Haidar, que se ha mostrado dispuesta a morir si no la dejan volver a El Aaiún.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, volvió a negar el miércoles que hubiera habido algún tipo de instrucción política para aceptar la entrada de Haidar en España pese a carecer de pasaporte, y aseguró que la decisión fue totalmente legal de acuerdo con el Acuerdo de Schengen.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, reiteró que por mandato constitucional era al Gobierno al que le correspondía dirigir la política exterior, y no al rey Juan Carlos, después de que el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares preguntara sobre la posibilidad de que el monarca intercediera ante Mohamed VI para conseguir el regreso de Haidar.

El diario El País informó el jueves de que el monarca alauí Mohamed VI ha enviado una delegación marroquí de alto nivel a Washington para negociar con la Administración demócrata una solución al caso Haidar.

Según El País, que citó fuentes diplomáticas conocedoras de las conversaciones, los negociadores son dos de los hombres de máxima confianza del monarca: Fuad Alí el Himma, amigo y ex director de gabinete, y Yasin Mansuri, jefe de su servicio secreto exterior.