Público
Público

"La 2 era hasta ahora un poco cajón de sastre"

Jordi Hurtado repasa su experiencia en 'Saber y ganar' y evalúa los cambios que se están produciendo en La2 de TVE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jordi Hurtado (Sant Feliu de Llobregat, Barcelona, 1957) es un caso único en la televisión. En una época plagada de estrenos efímeros que apenas duran unas semanas en antena, el veterano presentador lleva más de 13 años al frente de Saber y ganar, el popular concurso de La 2. Tanto Hurtado como su programa, que ya ha superado la friolera de 3.000 ediciones, aguantan el paso del tiempo sin despeinarse. Ahora, el que sin duda es uno de los rostros más conocidos de la televisión española afronta con ilusión la nueva etapa que acaba de iniciar La 2 como canal de referencia de la cultura y el servicio público.

'Con la leyenda de mi muerte, me pusieron a la altura de McCartney'

Se dice que en televisión no hay fórmulas mágicas, pero usted tiene una guardada...

Bueno, si buscas los ingredientes para lograr una fórmula mágica, no lo consigues, pero detrás de Saber y ganar está un gran creador de programas, Sergi Schaaff, que sabe estructurarlos muy bien. Además, este programa no es una franquicia como otros y se mantiene porque, basándose en una misma columna vertebral, se le pone mucho interés e ingenio constantemente para hacerlo ameno y divertido, que es una de nuestras obsesiones.

¿Es muy distinto al que se emitía en 1997?

''Saber y ganar' no está para enseñar, sino para entretener'

Sí, han cambiado muchísimas pruebas en estos años, aunque siempre hay tres concursantes. También es cierto que no hay unas pruebas espectaculares, aunque ya de hecho no hay ningún programa con pruebas como las que teníamos en Si lo sé no vengo [que emitió TVE en la segunda mitad de los años ochenta], con todo el presupuesto que se gastaba en decorados y material, y hasta en un ballet formado por cincuenta figurantes... Eso se ha acabado en todas las televisiones; ahora los concursos son quiz shows, de preguntas, lo que pasa es que unos tienen más presupuesto, como estas franquicias internacionales que están en las cadenas privadas.

El programa tiene un buen seguimiento en internet. ¿Cómo lleva que eso no compute a nivel de audiencia?

Pero también computa... Antes, cuando no existían las audiencias, se sabía si un programa funcionaba o no porque en la calle la gente hablaba de él. Ahora se habla también, pero en las redes sociales. Saber y ganar tiene toda una vida paralela en la red, donde cada día un montón de gente comenta las pruebas, hace comentarios, se mete con los concursantes... Es genial.

'Me gustaría poder salir del plató y hacer algo en exteriores'

Además, la audiencia aprende algo, ¿no?

La televisión tiene que ser sobre todo entretenimiento. Saber y ganar no está para enseñar, aunque la gente me dice que siempre aprende algo.

¿El nuevo perfil de La 2 va a beneficiar al programa?

Sí, porque hemos tenido épocas muy duras de pillar la cadena con una audiencia muy baja por salir detrás de productos que no tenían nada que ver con nuestro espectador. Que la marca La 2 se identifique con un producto es positivo, porque hasta ahora era un poco cajón de sastre.

¿Cómo se mantiene inalterable Jordi Hurtado a lo largo del tiempo?

Hombre, son 13 años seguidos viéndome cada día y no se nota tanto, pero un día de estos vamos a poner un vídeo de los primeros programas y se va a ver cómo salen las canas y se pierde pelo.

Hasta había en internet quién pensaba que estaba muerto y que TVE utilizaba sus imágenes grabadas para seguir haciendo programas...

En internet hay gente muy friki y la teoría era increíble: afirmaban que había dejado todos los programas grabados y lo justificaban diciendo que no compartía plano con los concursantes. Era muy alucinante porque hace muchos años que en La parte por el todo siempre tengo un concursante al lado. Con esa leyenda, me pusieron a la altura de Ana Torroja y Paul McCartney.

¿Le gustaría hacer un formato diferente?

Sí, compartiendo Saber y ganar me gustaría poder salir del plató y hacer algo en exteriores, como un programa de viajes, pero es complicado tal y como están los presupuestos.