Público
Público

Los herederos del genocidio

Quien soporta el coste del conflicto es la población civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El origen del Frente Democrático para la Liberación de Ruanda (FDLR) -que ha cambiado varias veces de nombre- se remonta a los noventa. En julio de 1994, la guerrilla del Frente Patriótico Ruandés (FPR), liderada por el hoy presidente Paul Kagame, tomó el control del país. El Gobierno hutu hasta entonces en el poder, que planificó el exterminio de entre 500.000 y un millón de tutsis y hutus moderados, huyó a Congo. Le siguieron las fuerzas armadas y las milicias interahamwe, ejecutoras de las matanzas, y un millón de civiles que temían represalias.

En 1996, Kagame invadió los campos de refugiados. En el caos, la mayoría de los civiles volvieron a Ruanda. Los ex militares y milicianos que sobrevivieron crearon un grupo armado que tiene en Kigali su enemigo declarado.

Ruanda ha invadido la RDC en dos ocasiones, siempre con el pretexto de acabar con el grupo. El historiador Gérard Prunier, autor de Historia de un Genocidio, estima que las incursiones del FPR en Congo se cobraron 100.000 vidas.

La presión internacional hizo que Kagame retirara sus tropas en 2003, pero continuó apoyando a grupos armados próximos, como el CNDP de Laurent Nkunda, para que combatieran al FDLR.

Quien soporta el coste del conflicto es la población civil. A todos los grupos se les atribuyen matanzas, violaciones y el desplazamiento de más de un millón de congoleños.

En la actualidad, se considera que, de los miembros del FDLR cuyo número se estima entre 6.000 y 8.000 combatientes, sólo una minoría está relacionada con el genocidio ruandés. La mayoría fue reclutada después. A Ruanda se le ha pedido que aporte una lista de las personas sospechosas del FDLR para poder detener a esos líderes. Hasta ahora, Ruanda no ha aportado tal lista. Mientras no lo haga, tendrá en el FDLR la justificación para intervenir en Congo.

En enero de 2009, Congo y Ruanda se unieron en una operación para desarticular el FDLR. El Grupo de Expertos es claro. 'Han fracasado a la hora de desmantelar las estructuras políticas y militares en el terreno. [El FDLR] se ha reagrupado y continúa reclutando', apunta. Se financian explotando las reservas de oro y de casiterita.

El pasado 17 de noviembre, el presidente del FDLR, Ignace Murwanashyaka, fue arrestado en Alemania.