Público
Público

Hijo de un empresario aficionado a las armas

Jugaba al tenis de mesa pero no se interesaba por los ordenadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía seguía buscando anoche una carta de despedida o un vídeo de Internet que anunciara las macabras intenciones de Tim Kretschmer, del que compañeros y vecinos dicen que no llamaba la atención. Poco se sabe de momento del asesino de Winnenden, que tiene una hermana de 15 años y era buen deportista. Jugaba al tenis de mesa en el equipo local TVS Lautenbach y no le interesaban demasiado los ordenadores. Eso sí, tenía una gran colección de vídeos de horror y solía dejar esparcidas por su habitación armas de aire comprimido, seguramente de propiedad paterna, como la Beretta italiana con la que perpetró ayer la masacre.

Su padre, Jörg Kretschmer, es director gerente de un fabricante de suministros de electrónica y automoción en la localidad de Affalterbach con unos 100 empleados. Si se confirma la sospecha de que no mantuvo las armas bajo llave, tal y como obliga su licencia, podría enfrentarse a una investigación de la Fiscalía alemana. El diario Die Welt citaba ayer a vecinos que le califican de 'típico patriarca'. La familia vive en una aldea idílica de Suabia de flores ordenadas y limpieza por doquier, Weiler zum Stein, con unos 3.000 habitantes cerca de Winnenden, que tiene 27.000.