Público
Público

El Hoffenheim tendrá quea defender su liderato ante el Bayern

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco años atrás en esta misma semana, un desconocido equipo de las categorías amateur del fútbol alemán conseguía una sorprendente victoria 3-2 sobre el Bayer Leverkusen para alcanzar los cuartos de final de la Copa de Alemania y de repente volvía a caer en la oscuridad.

Media década después, el Hoffenheim es el actual líder de la Bundesliga con tres puntos de ventaja y se prepara para defender esa posición ante el poderoso Bayern de Munich el viernes en un abarrotado estadio Allianz Arena.

"Toda Alemania está esperando este partido. Sólo espero que podamos ganarlo", dijo el centrocampista francés Franck Ribery, jugador clave del Bayern.

El repentino salto del Hoffenheim a lo más alto de la liga fue apoyado económicamente por uno de los hombres más ricos de Alemania, Dietmar Hopp, aunque el dinero difícilmente puede quitarle mérito a la increíble historia del equipo.

Hopp, uno de los fundadores del proveedor de software empresarial SAP, comenzó invirtiendo dinero en el club de su ciudad -donde jugó de joven- en los años 90 cuando era un equipo más de la liga local sin grandes aspiraciones.

Con el inicio de la década actual y gracias a un crecimiento constante, el equipo llegó a las ligas regionales y comenzó su gran etapa en 2004 de la mano del ex técnico del Schalke Ralf Rangnick y algunos jugadores experimentados.

Así, el Hoffenheim subió consecutivamente a la segunda división y luego a primera.

INICIO SOÑADO

Con mucho descaro, el Hoffenheim se presentó en la Bundesliga con un contundente 3-0 sobre el Energie Cottbus y continuó jugando con la misma confianza desde ese momento.

El dirigido por Rangnick es el equipo más goleador del torneo con 40 tantos a favor y, pese a haber perdido partidos como el 5-2 ante el Leverkusen y 5-4 con el Werder Bremen, nunca ha abandonado su estilo ofensivo.

Lo que genera respeto es que el club no gastó dinero en el mercado de fichajes para comprar la gloria instantánea.

El Hoffenheim cuenta casi con el mismo equipo que logró el ascenso tras finalizar como subcampeón de la segunda división la temporada pasada.

Jugadores clave como el delantero bosnio Vedad Ibisevic -quien lleva convertidos 17 goles-, el brasileño Carlos Eduardo y el nigeriano Chidenu Obasi, eran desconocidos el año pasado.

Un triunfo contra el Bayern el viernes le garantizaría al conjunto el primer puesto en la mitad de la temporada, por lo que podría estrenar su nuevo estadio con capacidad para 30.000 personas como campeón de invierno.

Por su parte, el Bayern podría considerar a su próximo rival como una amenaza para su dominio en el fútbol teutón, pero su buen rendimiento bajo el mando del entrenador Jürgen Klinsmann les ha renovado la confianza.

El ex técnico de la selección alemana logró que sus dirigidos mostraran buenas actuaciones últimamente para que, de la mano de Ribery, consiguieran siete triunfos consecutivos en el certamen doméstico.

"Si gana el Hoffenheim, toda Alemania se reirá de nosotros. Pero no les tenemos miedo. Somos el Bayern de Munich", manifestó el centrocampista del club bávaro Bastian Schweinsteiger.

A pesar de que toda la atención de la Bundesliga se centrará en el duelo del viernes, la decimosexta jornada se completará entre el sábado y el domingo.

El sábado jugarán Borussia Monchengladbach-Bayer Leverkusen, Karlsruhe-Werder Bremen, Eintracht Francfort- Bochum, Schalke 04- Hertha Berlin, Arminia Bielefeld-Borussia Dortmund y Energie Cottbus-Stuttgart.

El domingo se enfrentarán Colonia-Hamburgo y Wolfsburgo-Hannover.