Público
Público

La Iglesia de Córdoba quiere abrir dos puertas en la Mezquita para las procesiones

Las obras afectarían a elementosdecorativosde los años 70 para recuperar la luz que debió ofrecer la Mezquita en pleno siglo X

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como la mayoría de los pasos de Semana Santa de Córdoba no entran en la Mezquita, el Cabildo Catedralicio, que es propietario de este monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, quiere abrir dos puertas en su fachada Norte. Espoleada por la Agrupación de Cofradías, la Iglesia de Córdoba quiere que la Carrera Oficial de la Semana Santa se traslade a la Mezquita y para conseguirlo ya ha diseñado un proyecto para intervenir en un edificio con 1.300 años de antigüedad.

La Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía tiene sobre la mesa el expediente de este controvertido proyecto de obra que contempla actuar por primera vez en la Mezquita desde su última intervención y precisamente sobre esta última intervención. El proyecto del Cabildo prevé retirar las celosías que en los años 70 instaló el arquitecto Rafael de la Hoz. Estas celosías de madera fueron colocadas en la fachada Norte para recuperar la luz que debió ofrecer la Mezquita en su época de esplendor, en pleno siglo X, después de que la mayoría de las puertas del monumento fueran cegadas cuando éste pasó a ser Catedral.

Además, el Cabildo quiere abrir una segunda puerta, pero ya sobre una antigua entrada tapiada en el siglo XVIII. Esta apertura se ejecutaría sobre una de las pocas zonas de la fachada Norte de la Mezquita que no tiene apoyada una capilla.

La primera puerta que la Iglesia quiere abrir serviría de entrada a los pasos y la segunda de salida.

El asunto está ahora en manos de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta. Su decisión, que tiene que hacer pública en la primera quincena de septiembre, es vinculante. En principio, la Comisión es muy rígida a la hora de actuar sobre el patrimonio y máxime cuando se trata de un edificio tan singular y protegido como la Mezquita.

El proyecto afectaría a una  antigua entrada tapiada en el siglo XVIII

El único responsable autonómico que se ha pronunciado hasta ahora es el delegado de Cultura, Joaquín Dobladez, quien ha remitido el asunto al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico y a la Comisión Andaluza de Patrimonio Histórico 'para que el asunto sea estudiado por los mejores'. Los informes de estas dos instituciones serán remitidos a la Comisión Provincial de Patrimonio, que es quien tiene la última palabra y que tendrá que decidir durante la primera quincena de septiembre.

Una intervención agresiva
Fuentes de la Consejería de Cultura han asegurado a Público que la propuesta del Cabildo 'tiene todas las papeletas para ser rechazada' porque se trata de una intervención 'agresiva' sobre uno de los monumentos 'más protegidos de España'. Las fuentes vaticinan 'un otoño caliente en Córdoba' por parte del mundo cofrade y del controvertido obispo de la ciudad, Demetrio Fernández, ante la más que probable negativa a que la Carrera Oficial de la Semana Santa discurra por la Mezquita. El prelado ha protagonizado enormes polémicas con la Mezquita como protagonista.

Demetrio Fernández ha llegado a pedir a los católicos que sustituyan el término Mezquita o Mezquita-Catedral, que es como se le conoce en Córdoba, por el de Catedral a secas o Catedral Antigua Mezquita.

En los últimos años, el topónimo Mezquita también ha ido desapareciendo de la visita oficial que el casi millón anual de turistas hace al emblemático monumento. Así, los trípticos que reciben al visitante destacan siempre que el edificio es una Catedral y resumen el pasado árabe en una 'intervención islámica' sobre un edificio que anteriormente 'fue una Iglesia', pero no católica sino visigoda. En la visita nocturna, financiada en su mayor parte con fondos públicos, un espectáculo multimedia llega a afirmar que fueron los cristianos los que salvaron a la Mezquita de la destrucción cuando la ciudad fue conquistada. Este espectáculo (llamado ‘El Alma de Córdoba') ha sido muy criticado por distintos historiadores, que han cuestionado que sea tan 'tendencioso'.