Público
Público

La incertidumbre económica arrastra a la baja al crudo de Texas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El mercado del petróleo se mueve al ritmo incierto que dicta la frágil salud económica mundial. La caída de la confianza de los consumidores en EEUU presionó más aún al crudo de Texas, que cerró con la mayor depreciación semanal en un mes.

En Nueva York, el crudo de Texas, referente en EEUU, terminó el viernes en los 73,66 dólares, apuntándose una caída semanal del 3,64%.

Este tipo de crudo ha sido el más castigado esta semana, en el que ha descendido en cuatro de las cinco jornadas de cotización, con una caída acumulada de 2,79 dólares, la mayor desde mediados de agosto.

El Brent, en Londres, cerró también en negativo el viernes, en 78,21 dólares, pero en el conjunto de la semana ganó cinco centavos respecto al cierre de hace siete días. Por su parte, el crudo de la OPEP gana 83 centavos en las últimas cuatro jornadas y acabó la semana en 75,49.

La caída especialmente marcada del crudo de Texas, que difiere de la semana plana de las otras dos marcas de referencia internacional, se debe a la reapertura de un gran oleoducto que abastece EEUU con crudo canadiense, después de una semana de inactividad, según la consultora de energía JBC.

El cierre de esa infraestructura impulsó los precios, y su reapertura está semana hizo que el Texas perdiera rápidamente valor, presionado también por los malos datos sobre la salud de la primera economía del planeta, lo que afecta a la demanda de hidrocarburos.

La confianza de los consumidores de Estados Unidos en la economía de su país descendió en septiembre, hasta su nivel más bajo desde agosto de 2009, según datos de la Universidad de Michigan.

El índice de confianza que elabora esa entidad se situó en septiembre en 66,6 puntos, desde los 68,9 puntos de agosto y frente a los cerca de 70 puntos que esperaban los analistas.

En cualquier caso, y a pesar de la fluctuación de las cotizaciones, el crudo sigue manteniéndose dentro de la banda de los 70 a los 85 dólares, en la que se ha movido la mayor parte del tiempo en los últimos dos años.

Antes de la próxima reunión de la OPEP en Viena el próximo 14 de octubre, el secretario general de la organización, Abdala Salem El-Badri, se ha quejado de la gran volatilidad de los precios y advirtió de que la recuperación económica se está ralentizando.

"No está realmente recuperándose (la economía), porque los paquetes de estímulo le permitieron crecer, pero el mercado está atento a esos paquetes, a ver cómo será la salida de ellos, y todavía se desconoce la salida", explicó El-Badri a Efe esta semana.

Si bien esas cotizaciones muestran cierta estabilidad, al mismo tiempo hay "demasiada volatilidad. Los precios suben y bajan 10 dólares, eso es mucho. La media es 78, suben a 84, y luego bajan a 74 y 70, en tres días. No queremos esto. Queremos, al menos, precios estables. No fijamos ningún nivel", insistió.

En este entorno de incertidumbre económica, la aparición de un huracán bautizado como "Karl", que se degradó en las últimas horas a tormenta tropical, no ha tenido prácticamente ningún efecto alcista.

La preocupación económica ocupa toda la atención de los mercados, más aún cuando incluso el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, advirtió ayer en Viena de que las expectativas son peores de lo calculado.

"Teníamos unas previsiones sobre el debilitamiento de la recuperación en el segundo semestre. La cuestión era conocer cómo de débil iba a ser, y tengo que decir que la desaceleración es mayor de lo que pensábamos", afirmó.