Público
Público

El incómodo pariente borrachín de "Otouto" echa el cierre al festival

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El incómodo Tetsuro, el pariente borrachín e inconsciente que siempre consigue arruinar todo acontecimiento familiar, puso hoy el broche final a la sección oficial de la Berlinale, con "Otouto" -"About her brother"- de Yoji Yamada, que se presentó fuera de concurso.

A la espera de que esta noche se entreguen los Osos del festival, la Berlinale dejó para cierre de la sección oficial una tragicomedia amable, con hilarantes 'gags' a cargo de Tsurube Shoufukutei (Tetsuro) -una suerte de Peter Pan con pocas luces- que deriva en drama familiar cuando se le diagnostica una enfermedad terminal.

La historia se centra en los encuentros y desencuentros entre el escandaloso Tetsuro y su hermana mayor, la comedida y prudente Ginko, a quien da vida Sayuri Yoshinaga, que pasa de intentar enderezar a su descarriado hermano, a cortar todo vínculo con él y finalmente a cuidarlo en sus últimas horas.

Yamada repitió este año por séptima vez en Berlín, donde en 2008 presentó a competición "Kabei" y echó el cierre al festival, fiel a la consigna fijada por su director, Dieter Kosslick, para quien la clave de la 60 edición de la Berlinale estuvo en la familia.

El cineasta japonés explicó en rueda de prensa que pese a que al inicio de su carrera intentó reflejar "un mundo mayor" pronto se dio cuenta de que, al fin y al cabo, "siempre contaba historias de familia".

"Me sentiría feliz si la película insta al espectador a analizar su propio comportamiento hacia sus familiares y a ponerse de nuevo en contacto con un padre o con un hermano hacia quien fueron fríos e incomprensivos en el pasado", indicó.

"Otouto", "remake" de una cinta de 1969 del mismo nombre de Kon Ichikawa -a quien dedica el filme-, apuesta por un ritmo pausado que se recrea tanto en las emociones como en el paso del tiempo de una manera sutil, amable y repleta de buen humor, que hizo preguntarse a más de uno por qué esta entrañable fábula no compite por los Osos.

La película aborda además otras problemáticas de la sociedad japonesa actual como los matrimonios basados en motivos pecuniarios, la situación de las mujeres que dedican su vida a cuidar de cada familiar impedido y el de los enfermos que carecen de medios para morir dignamente.

"Nuestra sociedad está envejeciendo. Vivimos un dramático cambio demográfico. Y los hospicios para ancianos no están tan extendidos en Japón como pueda parecer en la película. Muchos mueren en su casa, desatendidos, sin que nadie se entere durante días", lamentó.

Yamada, que aludió durante su comparecencia a algunos de sus mentores como Kirosawa o Ichikawa, lamentó que las nuevas generaciones de cineastas de su país "rara vez han visto películas, sobre todo los clásicos".

"Las décadas de los años cuarenta, cincuenta y sesenta fueron la mejor era del cine. Sólo si ves los clásicos y aprendes de ellos puedes empezar a trabajar y hacerlo bien", agregó.

El jurado de la Berlinale, presidido por el cineasta alemán Werner Herzog, entregará esta noche los Osos del festival, a los que aspiran una veintena de películas, entre ellas "Rompecabezas" de la debutante argentina Natalia Smirnoff.