Público
Público

Informe alerta sobre riesgo de píldoras para adelgazar de Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un nuevo informe de expertosestadounidenses advierte sobre los potenciales riesgos para lasalud de unas píldoras para adelgazar importadas de Brasil, lascuales combinan anfetaminas y otros fármacos de venta bajoreceta, como ansiolíticos y antidepresivos.

Las píldoras para adelgazar con anfetaminas que estánprohibidas se pueden adquirir por internet y se importanilegalmente en Estados Unidos, según explicó el autor delinforme, el doctor Pieter A. Cohen, de Cambridge HealthAlliance y la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.

Cohen comenzó a preocuparse por el uso de esas píldorascuando advirtió que muchos pacientes llegaban a la consulta conun dolor de pecho inexplicable y otros síntomas, según indicaun comunicado difundido por Cambridge Alliance.

Algunos de esos pacientes admitieron que estaban tomandolas píldoras importadas.

En Journal of General Internal Medicine, Cohen describió elcaso de una paciente de 26 años que consultó varias veces almédico por dolor de pecho, palpitaciones, dolores de cabeza,insomnio, náuseas y fatiga.

Esos síntomas comenzaron inmediatamente después de empezara consumir píldoras para adelgazar producidas en Brasil tras elnacimiento de su hija.

En los análisis de orina se le detectaron anfetaminas(estimulantes) y benzodiacepinas (ansiolíticos), mientras queen las píldoras analizadas se identificó fenproporex, unestimulante que está prohibido en Estados Unidos, y elansiolítico clordiazepoxida.

Luego de adelgazar 13,5 kilos, la mujer dejó de tomar laspíldoras y los síntomas desaparecieron, aunque dijo habíatenido síntomas de abstinencia de las píldoras. Cuando lapaciente comenzó a recuperar el peso perdido, volvió a tomarlas píldoras y los síntomas reaparecieron.

Otro paciente, un chofer de un camión municipal de 38 años,que admitió también haber tomado las píldoras importadas,obtuvo una suspensión laboral tras un resultado positivo en unanálisis de rutina ocupacional para detectar el consumo deanfetaminas y otras drogas.

En las píldoras se detectó fenproporex y el antidepresivofluoxetina (Prozac). Mientras las tomaba, el paciente sentíainsomnio y palpitaciones. Dijo que pudo adelgazar 5,5 kilos endos semanas.

Ambos pacientes, indicó Cohen, habían comprado las píldorasa través de personas conocidas y en las etiquetas figuraba elnombre de otra persona, el nombre de un médico y unfarmacéutico y el número de licencia otorgado por un colegioprofesional regional.

"Dado que un médico prescribe las píldoras, algunaspersonas asumen que son seguras. De hecho, y dado que lasetiquetas confunden, las personas ignoran el peligroso coctelque están tomando", señaló Cohen.

En Brasil, explicó el autor, las recetas para comprar esaspíldoras las extienden médicos en sus consultorios privados quese presentan como expertos en obesidad.

Sin embargo, "ninguno de los fármacos en esas píldoras paraadelgazar están indicados para tratar la obesidad, según lasguías aceptadas internacionalmente", agregó.

FUENTE: Journal of General Internal Medicine, diciembre del2008