Público
Público

Los ingresos de Vodafone caen casi un 12% en España

La operadora pierde 3,5 millones de clientes en un año, la mayor parte de ellos de prepago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vodafone España tuvo unos ingresos por servicios de 4.456 millones de euros en su último ejercicio fiscal (que corresponde a los meses comprendidos entre abril de 2012 y marzo de 2013), lo que supone un 11,7 % menos que hace un año, por la pérdida de clientes y a un menor gasto de los mismos.

En el último año, la operadora perdió 3,35 millones de clientes, de los que 2,5 millones eran de prepago, según los datos comunicados este martes por la operadora. Vodafone redujo sus ingresos en España por cuarto año consecutivo y disminuyó el número de clientes desde los 17,74 reportados hace un año hasta los 14,39 millones. Solo en el último trimestre, la base de clientes de prepago se redujo en 740.000 usuarios.

Los ingresos por servicios de voz cayeron un 20,7 % hasta los 2.658 millones de euros, los de mensajería se redujeron un 33,7 % con 218 millones y los de negocio fijo un 2,9 % hasta los 386 millones de euros. Destaca el incremento de los ingresos de datos que subieron un 16,5 % hasta los 874 millones de euros y dentro de estos los derivados de internet móvil se incrementaron un 52,7 % debido a la fuerte penetración de los móviles inteligentes o smartphones que tienen ya el 52,7 % de los clientes de Vodafone. Sus nuevas tarifas Vodafone Red y Base han sido adoptadas ya por 2,5 millones de clientes y la operadora ha destacado que esta nueva estrategia de precios ha permitido incrementar su base de clientes de banda ancha fija en 38.000 en el ultimo trimestre.

La compañía ha señalado además que su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se redujo en un 16% en el ejercicio en términos orgánicos, hasta los 1.113 millones de euros, incluyendo los costes de reestructuración acometidos durante el último trimestre del año debido a, entre otras cuestiones, el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ejecutado. Vodafone ha explicado que estos costes forman parte de un 'profundo' programa de transformación, cuyo objetivo es adaptar la compañía a las condiciones del mercado y a las necesidades de los clientes ajustando la organización a la estrategia para ganar en 'agilidad y flexibilidad'.

Los malos resultados en España e Italia han provocado un fuerte descenso de los resultados de la operadora a nivel mundial. La compañía  británica obtuvo un beneficio neto de 673 millones de libras esterlinas (801 millones de euros) al cierre de su ejercicio fiscal, lo que supone dividir por diez sus ganancias del año. El resultado operativo de Vodafone al cierre de su año fiscal se situó en 4.728 millones de libras (5.628 millones de euros), un 57,7% menos, mientras que su deuda neta aumentó un 10,4%, hasta 26.958 millones de libras (32.093 millones de euros).

La cifra de negocio de la compañía alcanzó los 44.445 millones de libras (52.911 millones de euros), un 4,2% por debajo del dato del ejercicio anterior, con un descenso del 12,5% en los ingresos por servicios de voz, mientras que el negocio de datos facturó un 7,5% más. Entre las principales regiones en las que la operadora está presente, los ingresos en el Norte y Centro de Europa aumentaron un 2,7%, mientras que en el Sur del Viejo Continente disminuyeron un 16%, y bajaron un 2,9% en Africa, Oriente Próximo y Asia Pacífico.

Vodafone informó de que, como propietario del 45% de la estadounidense Verizon Wireless, recibirá el próximo mes de junio un total de 3.200 millones de dólares (2.461 millones de euros) en concepto de dividendo, aunque precisó que este dinero será 'retenido' por la compañía y no se distribuirá entre los accionistas de Vodafone. No obstante, la operadora británica ha anunciado que abonará a sus accionistas un dividendo final de 6,92 peniques por acción, lo que eleva el total de la retribución al accionista a 10,19 peniques por título, un 7% más.