Público
Público

Intervienen negocios de pescados en ciudades de frontera ante el temor por epidemia de cólera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades haitianas intervinieron hoy centros de ventas de pescados y mariscos e incineraron grandes cantidades de productos marinos en ciudades próximas a la frontera con la República Dominicana ante el temor de la propagación del brote de cólera por la ingesta de esos alimentos.

Las intervenciones se realizaron en Ouanaminthe, Fort Liberté y Trou du Nord y otras cercanas a la frontera dominico-haitiana, informaron fuentes de ese país.

El Ministerio de Salud del norte de Haití dijo en un documento que se tomó la medida ante el temor generalizado que se ha propagado en esas comunidades que estiman que el brote de cólera que ha provocado la muerte de 200 personas en Haití se transmite por la ingesta de especies marinas.

El brote de cólera desatado en Haití, cuya causa de desconoce, podría estar relacionado con un río contaminado que se encuentra muy cerca de Artibote, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Unas 150.000 personas viven en las zonas afectadas a lo largo del río, de acuerdo con un comunicado difundido ayer por el organismo.

El ministro de Salud de la República Dominicana, Bautista Rojas Gómez, visitó hoy por segunda ocasión en menos de dos días la frontera dominico-haitiana por la zona de Dajabón (noroeste), donde anunció que se instalarán varios centros de control y monitoreo de personas sospechosas de estar infectadas de cólera.

Explicó que los centros serán ubicados en lugares apartados del centro de las ciudades, desde Pedernales (suroeste) hasta Manzanillo (noroeste).

El funcionario se trasladó a esta provincia en helicóptero y fue recibido por las principales autoridades de la provincia de Dajabón.

Mientras que Nelson Báez Noyer, director del hospital público de Santiago (norte), uno de los centros del país que más pacientes haitianos recibe, dijo que se decidió habilitar nuevas áreas y preparar un personal para prestar la asistencia a los pacientes que pudieran llegar al lugar afectados de la enfermedad.

Báez Noyer declaró que la enfermedad es muy contagiosa, por lo que se están tomando las medidas preventivas en la República Dominicana, en especial, en las provincias fronterizas.