Público
Público

Si el iPad no convence, Apple podría permitirse rebajarlo

Un estudio refleja que más del 60% de los consumidores en EEUU no comprarían el último invento de los de la manzana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El iPad es atractivo y su precio no es muy elevado en comparación con productos similares del mercado. Sin embargo, las dudas en torno a sus funciones continúan aumentando desde el día de su presentación. Más de la mitad de los consumidores no comprarían el dispositivo y más de un 60% está convencido de que no lo necesita en absoluto; pero, Apple tiene margen de sobra para rebajarlo y hacerlo más atractivo.

Según un reciente desglose por piezas del iPad, Apple obtendrá un amplio margen de beneficio por cada unidad que se venda. De este modo, un estudio elaborado por Retrevo, entre 1.000 usuarios estadounidenses encuestados al azar, muestra que el 52% de los encuestados no comparía el tablet.

Por su parte, un 18% ni siquiera sabe lo que es y un 21% sí lo conoce y se muestra interesado pero al mismo tiempo declara que necesita más información antes de comprarlo. Por su parte, un 9% está convencido de que se hará con un iPad cuando llegue al mercado.

Cuando la pregunta de si '¿comprarías uno?' se cambia por la de '¿necesitas uno?' el porcentaje de detractores aumenta, ya que un 61% opina que no lo necesita y solo un 5% considera que 'definitivamente' necesita un iPad en su vida.

El iPhone no levantó tantas dudas en el momento de su presentación y, sin embargo, Apple se vio forzada a rebajarlo de 600 a 400 dólares en dos meses debido al flojo arranque de las ventas. Con el iPad, la compaía cuenta con margen para la reducción de precio, ya que se embolsará 208 dólares con cada modelo barato del 'tablet' desde su mismo lanzamiento.

El analista estadounidense Bill Shope apuntó para el New York Times que Apple quiere que el iPad sea el dispositivo perfecto para ciertas tareas como navegar por Internet, tomar notas, leer libros o ver vídeos; pero que en otras áreas, los portátiles o los teléfonos móviles serían más apropiados.

   De esta forma, se daría una segmentación un tanto complicada entre las tareas móviles y los dispositivos que lo permiten, algo que provocaría que el impacto del iPad no sea tan abrumador como sí lo fue el del iPod o el iPhone. De esta forma, 'los precios podrían cambiar si la compañía no atrae tantos clientes como se preveían', consideró Shope.