Público
Público

Irán culpa a Pakistán de la matanza de jefes militares

El suicida causó 42 muertos, incluidos 6 comandantes pasdarán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad acusó ayer a agentes paquistaníes de estar detrás del atentado suicida que el domingo mató a 42 personas, entre ellas seis comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní, en la región de Sistán y Baluchistán, junto a la frontera con Pakistán.

En las horas posteriores al ataque, Irán responsabilizó en primer lugar a EEUU y al Reino Unido de ser los responsables del ataque, que se atribuyó el grupo extremista suní Yundulah (Ejército de Alá).

'Hemos sido informados de que algunos agentes en Pakistán están cooperando con los principales elementos de este ataque terrorista. Pedimos al Gobierno de Pakistán que no retrase más la detención de los sospechosos' de haber organizado el atentado, dijo Ahmadineyad.

Abdul Basit, portavoz del Ministerio paquistaní de Exteriores negó todas las acusaciones del régimen de Teherán, entre ellas la de que el líder de Yundulah se encuentra en Pakistán.

Las autoridades iraníes ya habían acusado a Yundulah de perpetrar ataques terroristas en la provincia de Sistán y Baluchistán. El grupo dice luchar contra la represión política y religiosa que sufre la minoría suní en Irán.

La zona fronteriza entre Irán, Pakistán y Afganistán es escenario habitual de contrabando, tráfico de drogas y secuestros.

Entretanto, ayer comenzó en Viena la negociación de EEUU, Rusia y Francia con Irán para convencer a Teherán de que enriquezca su uranio en otro país. En el inicio del diálogo, Teherán advirtió de que, si las conversaciones fracasan, procesará el uranio por su cuenta.

'Hemos tenido un encuentro muy constructivo', aseguró el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Mohamed El Baradei, quien dijo que las conversaciones comenzaron 'bien' y proseguirán mañana.

Los tres países analizan con los iraníes la manera de que Teherán sólo pueda enriquecer uranio sin alcanzar el grado suficiente para producir bombas atómicas.