Público
Público

ISAF denuncia fuego del Ejército paquistaní a sus helicópteros en la frontera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) destacada en Afganistán denunció hoy que sus helicópteros han sido objeto de disparos del Ejército de Pakistán en zona fronteriza.

"Helicópteros de la ISAF recibieron fuego de artillería ligera desde un puesto de control militar fronterizo cerca del distrito de Tanai", en la provincia oriental afgana de Khost, aseguró la fuerza de la OTAN en un comunicado difundido en Kabul.

Según la nota, el incidente, que no causó bajas ni daños, se produjo cuando los helicópteros realizaban "operaciones rutinarias".

"En ningún momento los helicópteros de la ISAF entraron en el espacio aéreo paquistaní", subrayó la fuerza, que añadió que está "trabajando" con las Fuerzas Armadas paquistaníes "para resolver el asunto".

El Ejército de Pakistán, sin embargo, ofreció otra versión de lo ocurrido en un comunicado difundido en Islamabad.

Según su versión, los helicópteros cruzaron la frontera y entraron en el área paquistaní de Said Gai, en la demarcación tribal de Waziristán del Norte.

"Cuando los helicópteros sobrevolaron nuestro puesto fronterizo y se encontraban bien dentro de territorio de Pakistán, nuestras fuerzas de seguridad hicieron disparos de advertencia. Entonces, los helicópteros respondieron al fuego y volaron de vuelta" a Afganistán, según el comunicado.

En la provincia afgana de Khost están destacadas fundamentalmente tropas norteamericanas de la ISAF.

Fuerzas de EEUU encabezan además una "coalición antiterrorista" que opera en Afganistán, bajo mando directo de Washington, y que en las últimas semanas ha intensificado sus operaciones contra la insurgencia en la franja tribal paquistaní.

Habitualmente, se trata de aviones sin piloto que cruzan la frontera y disparan misiles contra supuestas posiciones talibanes, pero el pasado día 3 se registró una incursión de helicópteros con comandos que asaltaron la población de Angorada (Waziristán del Sur), donde murieron 20 personas.

Esta incursión suscitó una enérgica protesta de las autoridades de Pakistán, que amenazaron con repeler otros ataques en defensa de su soberanía e integridad territorial.