Público
Público

Italia: camina o revienta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los que pensaban que la dimisión este fin de semana de Silvio Berlusconi acababa de inmediato con todos los problemas de la crisis de deuda italiana deben ser aquellos que siempre ven la botella medio llena. Pero, en el caso italiano, la botella está casi vacía. La confianza se pierde rápido y cuesta mucho recuperarla.

La salida de Il Cavaliere del poder no puede ser el fin de los problemas en un país donde el Gobierno que más ha durado en los años recientes ha sido, precisamente, el Ejecutivo presidido por Berlusconi. No olvidemos tampoco que el nuevo primer ministro, Mario Monti, es un cambio positivo, pero todavía no tiene gobierno y no se sabe con qué apoyos podrá contar.

El Tesoro italiano debe refinanciar 200.000 millones en el próximo año

Para colmo, Berlusconi ha declarado que no se retira y que no ha dicho su última palabra. Ufff No es esta la mejor situación para intentar colocar deuda en el mercado, al menos con rentabilidades bajas.

Tampoco ayuda que Italia tenga que acudir al mercado para refinanciar más de 200.000 millones de euros en los próximos 12 meses. Ni que los mercados se levanten con la noticia de que el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, le diga al Financial Times que el Banco Central Europeo (BCE) no puede ser el prestamista de última instancia de los gobiernos. Ni que Unicredit anuncie pérdidas de 10.641 millones por depreciación de activos.

Los indicadores muestran que el escenario recesivo está más cerca

Pero, sobre todo, pesa que cada vez sea más probable que la economía europea entre en una nueva recesión. Con cada nuevo indicador parece que el escenario recesivo está cada vez más próximo. Ayer supimos que la producción indus-trial de la zona del euro cayó un 2% en septiembre.

Y, sin crecimiento económico, la crisis de la deuda soberana europea no tiene solución. Esta máxima es más relevante para los países que acumulan más deuda pública respecto al PIB. Con un endeudamiento del 120% de su PIB, Italia, o camina, crece y recupera la confianza, o reventará.

* Catedrático de Economía Universitat Pompeu Fabra