Público
Público

Una italiana y un iraní, entre los muertos en un atentado con bomba en la India

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía india aseguró hoy que entre los nueve muertos a causa del atentado con bomba registrado ayer en un restaurante de la ciudad occidental de Pune se hallan una italiana y un estudiante iraní.

El comisario de Pune, Satyapal Singh, dio una rueda de prensa en la que detalló que la ciudadana italiana tenía 37 años y el iraní, que estudiaba en la ciudad, 26.

A causa del ataque resultaron heridas 60 personas, 12 de ellas extranjeras (cinco iraníes, dos sudaneses, dos nepalíes, un yemení, un taiwanés y un alemán), según la lista de víctimas ofrecida por la Policía.

Ayer las autoridades indias ya aseguraron que uno de los fallecidos era extranjero, pero algunos de los cadáveres quedaron calcinados y su identificación era difícil.

"Estamos al cien por cien seguros de que resolveremos el caso pronto. Varias agencias (de inteligencia) están investigando", garantizó el comisario.

Un camarero descubrió ayer un paquete en el establecimiento "German Bakery", una popular cafetería-restaurante frecuentada por extranjeros y situada en un barrio pudiente de Pune, y al abrirlo estalló el artefacto que se hallaba en su interior, con entre 5 y 7 kilogramos de carga explosiva.

El ministro indio de Interior, P. Chidambaram, recordó hoy que el estadounidense de origen paquistaní David Coleman Headley, miembro del grupo terrorista Lashkar-e-Toiba (LeT) y acusado por la Fiscalía de EEUU por su implicación en el ataque terrorista de Bombay de 2008, había "inspeccionado" en el pasado el centro de meditación ("ashram") de Osho y un recinto judío cercanos al lugar del atentado.

Pese a dar pábulo así a la pista islamista y pedir que la India pueda interrogar a Headley (bajo custodia en EEUU), el ministro dijo que el Gobierno "no descarta nada" y no puede señalar por el momento a un grupo terrorista en particular, según la agencia IANS.

El atentado llega justo cuando Pakistán había aceptado una oferta de la India para celebrar una reunión entre sus secretarios de Exteriores en Nueva Delhi, prevista para el día 25 de este mes.

Pakistán acudía a este encuentro con la voluntad de convencer a la India de reanudar el proceso de diálogo formal que las potencias nucleares iniciaron en 2004 y que se vio interrumpido por el asalto terrorista de Bombay.

El principal partido de la oposición india, el Bharatiya Janata Party (Partido Popular de la India), ya ha lanzado severas críticas al Gobierno por ensayar un acercamiento a Pakistán.