Publicado: 09.11.2014 18:51 |Actualizado: 09.11.2014 18:51

La izquierda de la Eurocámara diseña su alternativa al 'plan Juncker'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Qué se puede hacer con 300.000 millones de euros? Ese el montante del plan que el flamante presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quiere presentar antes de final de año para relazar la economía de la UE, en un escenario de cinco años.

"Estamos preocupados porque no sabemos de dónde se va a sacar el dinero la Comisión; pero, sobre todo, queremos saber qué se va a dedicar", dice Paloma López, eurodiputada de Izquierda Unida. A la espera que Juncker y su equipo concreten su propuesta, el grupo de IU en la Eurocamara ha comenzado a preparar su alternativa, empezando por una propuesta para relanzar el sector industrial. "La industria ha perdido peso en Europa. En los años setenta, representaba el 40% del PIB europeo; ahora, apenas es el 25%, ó el 13% en España", subraya la eurodiputada de IU.

El objetivo de los diputados de la Izquierda Unitaria Europea es presentar un programa y un proyecto alternativo a lo que presente Juncker. Para ello, esta semana se ha celebrado un encuentro con representantes políticos y sindicales de todas las comunidades autónomas, para apuntar "las necesidades de un tejido industrial que ha desaparecido con la crisis", en palabras de Paloma López. "Hay proyectos que se pueden poner en marcha para relanzar zonas  que se han visto golpeadas duramente por la recesión; hay que tomar decisiones con carácter de urgencia", subraya. "¿Cuáles son las necesidades industriales de España tras la crisis? Un país sin industria no crece, ni tampoco tiene un empleo de calidad", agrega la eurodiputada.

La eurodiputada del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea Paloma Lópel con Georgios Dassis, del Consejo Económico y Social Europeo.

Paloma López denuncia que en los últimos años se ha venido produciendo "un desplazamiento de la economía productiva a la economía especulativa; y cada vez se invierte menos en la industria y más en los mercados financieros, que no crean riqueza". "Ahora hay que replantear en la UE ese enfoque, e intentar fortalecer al sector industrial", señala.

En la misma idea abunda Ernest Urtasun, eurodiputado de ICV adscrito al grupo de los Verdes. "Desde finales de los años noventa, Europa ha renunciado a tener una política industrial", denuncia el eurodiputado catalán.

"En la ‘era feliz' de la globalización, los dirigentes europeos entendían que era innecesaria una estrategia para ver, precisamente, cómo se integraba Europa en ese mundo global. Y en ese contexto, Alemania lanzó un programa suicida, basado en competir a través de la contención salarial", explica el Urtasun. El eurodiputado alerta, además, de que la UE tiene la cabeza un escenario en el que la economía de los países de la periferia, como España, debe basarse en los servicios, cuando "el sector industrial es clave para el desarrollo económico, para crear riqueza y empleo". En su opinión, ahora no se trata sólo de "cómo avanzamos en la reindustrialización" sino también de "primero defender lo que tenemos".

El grupo izquierda tiene como modelo el plan que los sindicatos presentaron en priomavera, de cara a las elecciones europeas. La Confederación Europea de Sindicatos (CES) puso la mesa una propuesta para invertir en la UE el equivalente al 2% de su PIB durante diez años (en total, unos 2,6 billones de euros en todo el periodo), a través del Banco Europeo de Inversiones o de otra agencia similar.

Su destino sería la producción de energía, la eficiencia energética, la industria sostenible, las infraestruturas de transporte y la educación. Con ello, según los sindicatos, se podrían a llegar a crear hasta 5 millones de empleos en Europa, en el caso de España, serían entre 600.000 y 700.000 empleos.