Público
Público

Japón anuncia un estímulo económico de 7,2 billones de yenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La coalición gobernante de Japón terminó de diseñar el martes un paquete de estímulo de 7,2 billones de yenes (unos 81.000 millones de dólares ó unos 54.700 millones de euros) después de que un pequeño aliado diese marcha atrás con su petición de un mayor gasto para impulsar la economía.

El gasto -que equivale a alrededor del 1,5 por ciento del PIB- no implicará una emisión de deuda a gran escala, en momentos en que el primer ministro Yukio Hatoyama busca evitar que su gobierno sea visto como falto de disciplina fiscal.

Pero un partido que integra la coalición gubernamental, liderado por el ministro de Servicios Financieros Shizuka Kamei, posiblemente mantenga su peticiones de un gasto mayor y financiado por deuda cuando el Gobierno arme el presupuesto para el año fiscal que comienza en abril.

Con la economía en deflación y habiendo salido hace poco de su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno quiere evitar volver a una recesión de cara a las elecciones legislativas para la cámara alta de julio.

"El estímulo tiene posibilidades de sólo hacer crecer modestamente la economía, pero el tamaño del estímulo de 7,2 billones de yenes parece ser razonable pues el Gobierno no puede permitirse gastar de manera masiva y empeorar las condiciones fiscales", dijo Akiyoshi Takumori, economista jefe de Sumitomo Mitsui Asset Management.

"Un alza en la emisión de bonos soberanos seguramente tendrá efectos adversos en la economía (...) El foco mayor ahora es si el Gobierno será capaz de mantener la emisión de bonos por debajo de 50 billones de yenes en el año fiscal que comienza en abril y si será capaz de planificar estrategias de crecimiento", dijo Takumori.

El Partido Democrático de Hatoyama ha estado buscando mantener su promesa de no emitir deuda adicional para financiar sus políticas.

Pero el ministro de Finanzas, Hirohisa Fujii, dijo el martes que deberán emitirse bonos por valor de más de 100.000 millones de yenes para financiar el paquete de estímulo.

Muchos en el Gobierno desean limitar la emisión de bonos mientras la creciente deuda pública del país tocaría, según lo proyectado, el 200 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2010/11, por mucho la mayor entre los países desarrollados.