Público
Público

El joven alemán advirtió de una "barbacoa" inminente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un adolescente que mató a 15 personas en un tiroteo en Alemania el miércoles advirtió en un chat la víspera de que planeaba ir a su ex escuela con armas para protagonizar "una barbacoa adecuada".

En una conversación en un chat con otro joven de 17 años la noche anterior a los acontecimientos, Tim Kretschmer dio una advertencia explícita de su plan, dijo Heribert Rech, ministro del Interior del estado Baden-Wuerttemberg.

"Ya he tenido bastante", dijo Rech leyendo en el mensaje de chat.

"Siempre lo mismo. Todo el mundo se ríe de mí. Nadie ve mi potencial. Va en serio. Tengo armas e iré a mi antiguo colegio por la mañana y haré una barbacoa apropiada. Quizás huya. Escúchame. Oirás hablar de mí mañana. Recuerda el nombre del lugar: Winnenden".

Rech dijo que el compañero de chat de Kretschmer no se había tomado el mensaje en serio en ese momento pero se lo dijo a su padre tras escuchar la noticia del tiroteo.

Kretschmer, descrito por sus vecinos como un solitario aficionado a los vídeos violentos, mató a 12 personas en su antigua escuela en la ciudad de Winnenden y a otras tres más antes de dispararse a sí mismo cuando la policía le arrinconó.

Las autoridades revelaron el jueves que Kretschmer había sido tratado de depresión el año pasado pero había suspendido su tratamiento en septiembre, dijo Rech.

El motivo que provocó el ataque sigue sin estar claro, aunque parecía tener por objetivo las mujeres. Ocho de los nueve estudiantes y las tres profesoras eran mujeres.

PISTOLAS DE SU PADRE

Estudiantes llorosos depositaban flores y velas en su escuela el jueves, intentando comprender una masacre que les arrebató compañeros de clase y profesores.

"No sé si podré permanecer en esta escuela. Cada vez que entre, volverán los recuerdos", dijo la estudiante Christin Pluengel.

Kretschmer disparó 112 ráfagas, 60 en la escuela, y le quedaban 109 cuando encontraron su cadáver.

Las autoridades alemanas están estudiando si presentar cargos contra el padre, coleccionista de armas y miembro de un club de tiro, que almacenaba 15 pistolas y 4.600 ráfagas de munición en casa.

Kretschmer disparó a muchas de sus víctimas en la cabeza a corta distancia con la Beretta de 9 milímetros legalmente registrada por su padre.

La Policía dijo que el padre tenía las otras 14 pistolas en un armario cerrado con llave como requiere la ley alemana, pero que la Beretta la tenía en su habitación.

"Todo aquí apunta a una negligencia por parte del padre en lo que se refiere al almacenamiento de este arma", declaró el portavoz policial Ralf Michelfelder.

El fiscal de Stuttgart Siegfried Mahler dijo que el progenitor podría afrontar acciones legales si se demostraba que había violado la ley que regula el almacenamiento de armas y ser procesado por homicidio involuntario si surgían pruebas de que su hijo le había dado advertencias de sus planes.

Alemania endureció su ley de armas en 2002 después de que el joven de 19 años Robert Steinhauser disparara a 16 personas, sobre todo profesores, y se suicidara en un instituto de la ciudad de Efurt, en el este del país.

Los cambios elevaron la edad mínima de posesión de armas desde los 18 hasta los 21 y requerían que quienes las compraran y fueran menores de 25 años presentaran un certificado de salud médica y psicológica.