Publicado: 21.01.2014 07:00 |Actualizado: 21.01.2014 07:00

El juez que encarceló a Blesa, amenazado por una suspensión cautelar indefinida

El TSJ de Madrid decide este martes si confirma su imputación formal por prevaricación. Fuentes jurídicas creen que su futuro procesal inmediato se resolverá en una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid decide este martes si confirma la imputación formal del juez Elpidio José Silva por la causa en la que envió a la cárcel al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. La Fiscalía le acusa de delitos de prevaricación y contra la libertad de Blesa, a quien mandó a prisión hace seis meses al considerar que había riesgo de fuga y que podía destruir pruebas que afectasen a la investigación de delitos en la compra por Caja Madrid de un banco de Miami, que costó 1.000 millones de euros.

Fuentes judiciales señalaron a Público que el futuro procesal inmediato de Silva se resolverá en el plazo aproximado de una semana. El peor escenario para Silva sería que el TSJ madrileño desestimara su recurso contra el auto de imputación del juez instructor de su causa, Jesús Gavilán--que es compañero de Sala de los jueces que resolverán la cuestión--, ya que inmediatamente después se da por seguro que la Fiscalía formulará escrito de acusación, y que el magistrado Gavilán dictará auto de apertura de juicio oral.

La consecuencia de esta última resolución, de acuerdo a la práctica seguida en casos cercanos como los de Baltasar Garzón o Coro Cillán, sería la suspensión cautelar de funciones del juez Silva hasta que se produzca la sentencia. Tendría que decidirlo el Consejo General del Poder Judicial, que en esos precedentes ha establecido que el auto de apertura de juicio oral supone la automática separación temporal de la carrera, en aplicación de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Silva quedaría así suspendido de funciones por segunda vez en el último año, después de haber vuelto al Juzgado el pasado 9 de diciembre tras haber cumplido una sanción de cuatro meses de suspensión. Le fue impuesta por el anterior Consejo del Poder Judicial por motivos no relacionados con el 'caso Blesa', fruto de una inspección de su juzgado que se calificó como ordinaria pero que se inició después de que el juez retomara las causas contra el exbanquero.

Mientras tanto, el juez no tira la toalla y prepara una querella por prevaricación ante el Tribunal Supremo contra el magistrado Jesús Gavilán, que quiere apoyar con la firma de miles de ciudadanos, y paralelamente ultima la publicación de un libro titulado "La justicia desahuciada", en Ediciones Península del Grupo Planeta. Silva ha anticipado que llegará hasta donde sea preciso, la justicia europea incluida, para que se reconozca su inocencia.

Esta fase clave en el futuro del proceso contra Silva --a quien el fiscal acusa de delitos que suman 40 años de inhabilitación y conllevarían su separación definitiva de la judicatura--, coincidirá con la reactivación de la causa contra Blesa por la compra del banco de Miami, que ha permanecido olvidada por tribunales y Fiscalía durante seis meses a raiz de la querella del fiscal contra Silva.

El juez Juan Antonio Toro, sustituto de Silva --abstenido de la instrucción debido a la querella que pesa sobre él--, ha citado para este viernes como imputado a Blesa y otros exdirectivos de Caja Madrid por presuntos delitos de abuso de posicón dominante en la entidad y administrador social fraudulenta.