Público
Público

A juicio el agente de bolsa acusado de casi hundir SocGen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jérôme Kerviel se enfrentó por fin a la justicia el martes, cuando comenzó el esperado proceso sobre su presunta participación en una pérdida transaccional de 4.900 millones de euros que llevó al banco francés Société Générale al borde del colapso.

El agente de bolsa de 33 años, vestido con traje negro, camisa blanca y corbata a rayas, permaneció en silencio y con cara glacial mientras siguió a su abogado, Olivier Metzner, a través de un mar de periodistas y cámaras que lo aguardaban a las puertas del tribunal de París.

"Esperamos que haya transparencia, que la verdad no se vea obstruida por Société Générale, como ha sido durante dos años", dijo Metzner a los periodistas.

Una vez dentro del tribunal, Kerviel, que se enfrenta a una pena de cárcel de cinco años y a una multa de 375.000 euros si es hallado culpable de los cargos de romper la confianza, abuso informático y falsificación, declaró que su actual profesión es la de "consultor" y que su salario mensual es de 2.300 euros.

El juicio traerá recuerdos desagradables para Société Générale, que intenta restaurar la confianza de los inversores en un ambiente de frágil recuperación económica y ante la perspectiva de una regulación más estricta.

Aunque Kerviel ha admitido que se inventó unas posiciones especulativas bursátiles que llevaron a las pérdidas en 2008, ha añadido que esas prácticas estaban toleradas en el sistema de control de riesgos de Société Générale, y esa ha sido una parte central de su defensa.

SocGen ha contraatacado diciendo que actuó en solitario y que los magistrados investigadores habían rechazado ya sus afirmaciones de que actuó con la complicidad de sus jefes. El banco dijo antes del juicio que mantenía que Kerviel era plenamente responsable y pidió un "castigo ejemplar".

En el juicio están dos de los abogados más conocidos de París: Metzner y Jean Veil.

Entre los clientes de Metzner figuran el ex dictador panameño Manuel Noriega, el ex jefe de Vivendi Jean-Marie Messier y el ex primer ministro francés Dominique de Villepin.

El juicio se prolongará hasta el 25 de junio, superponiéndose con un crucial día del inversor para SG, en un momento en el que intenta impulsar la confianza en su nueva estrategia.