Público
Público

Kaká elogia su actuación pese a haber sido expulsado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El centrocampista brasileño Kaká ha optado por no hablar de la polémica expulsión que sufrió el domingo en el Mundial de Sudáfrica, donde su equipo venció por 3-1 a Costa de Marfil, y en su lugar resaltó su actuación antes de dejar el terreno de juego por acumulación de tarjetas.

El talentoso centrocampista brasileño recibió dos tarjetas amarillas y la expulsión tras dos encontronazos con Kader Keita.

En el primer choque, el brasileño, visiblemente irritado por el férreo marcaje de su rival, empujó al marfileño y después, sin estar la pelota en juego, lo empujó con el brazo y el resultado fue su primera expulsión con la selección de su país.

"No voy a comentar nada sobre la expulsión. La imagen habla por mí, cuando vean las imágenes se van a dar cuenta lo que sucedió", dijo Kaká a los periodistas después del partido, indicando que el árbitro francés Stephane Lannoy perdió el control del partido sobre el final.

"Al final el partido se tornó más violento, eso no está bien ni para el juego ni para los jugadores (...) creo que la FIFA debe saber qué hacer con los árbitros", dijo Kaká.

Después de no brillar en el Mundial de Sudáfrica, donde fue sustituido cuando Brasil ganó 2-1 a Corea del Norte la semana pasada, Kaká inició el encuentro ante Costa de Marfil repitiendo los mismos errores del primer partido.

Sus primeros tres intentos fueron desarmados con facilidad por los marfileños, y en un pase profundo para Robinho la pelota se fue larga por la línea de fondo.

A partir de la primera combinación con Luis Fabiano que derivó en el primer gol, el juego de Kaká comenzó a crecer y después de una buena acción por la izquierda el centrocampista cruzó para que Elano anotara el tercer tanto de Brasil.

"De a poco la confianza va creciendo y las cosas van mejorando. Estoy feliz por el resultado, por mi rendimiento y por haber tenido participación en dos de los goles", dijo el futbolista, quien fue llamado a la selección a pesar de una lesión muscular y una temporada en la que sufrió otros problemas físicos con su equipo, el Real Madrid.

Con la expulsión, Kaká no podrá jugar el 25 de junio frente a Portugal, cuando Brasil, ya clasificado para los octavos de final, intentará ganar el Grupo G.

A pesar de mostrar su tristeza por no poder jugar, el centrocampista buscó el lado positivo a su ausencia.

"Voy a continuar realizando un mejor trabajo de fortalecimiento muscular y después de la suspensión voy a volver mejor para los octavos de final", señaló.