Público
Público

Karzai promete un Gobierno de unidad y actuar contra la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente electo de Afganistán, Hamid Karzai, prometió hoy formar un Gobierno de "unidad" y luchar contra la corrupción, en un primer mensaje tras revalidar un mandato que responde a las exigencias de sus socios internacionales.

"Mi futuro Gobierno será un Gobierno de unidad nacional. Cualquier persona que quiera unirse será bienvenida, sin importar si se opuso a mí o me apoyó en las elecciones", manifestó Karzai en una rueda de prensa en el Palacio Presidencial de Kabul.

La Comisión Electoral proclamó ayer a Karzai presidente electo del país, tras cancelar la segunda ronda electoral prevista el día 7 por la retirada de su rival, el ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá, quien adujo que habría fraude nuevamente.

En su oferta de diálogo, el pastún Karzai incluyó sin mencionarlos expresamente tanto al tayiko Abdulá como a los insurgentes talibanes, que habían instado a un violento boicot de los comicios y a quienes el presidente pidió que vuelvan "a casa" y ayuden al país.

Además, Karzai prometió luchar contra la corrupción, uno de los problemas que los diplomáticos occidentales señalan como prioritarios para enderezar la situación en el país, donde se ha deteriorado gravemente la seguridad.

"Vamos a asegurarnos de que los deseos de los afganos se hacen realidad hacia un Gobierno limpio, efectivo y legal, y también de que el dinero de los contribuyentes y de otros países es gastado sabia y correctamente", indicó.

Karzai, que compareció flanqueado por sus dos futuros vicepresidentes, obtuvo el 49,67 por ciento de los votos en la primera vuelta del 20 de agosto, tras la invalidación de cientos de miles de papeletas fraudulentas.

El presidente dijo estar preparado para haber competido en segunda ronda. "Todo estaba preparado", recordó y lamentó la retirada de Abdulá, cuyo equipo denunció ayer mismo la falta de legitimidad de Karzai en la renovación de su mandato.

Karzai recibió la felicitación de distintos líderes internacionales, entre ellos Barack Obama, quien le telefoneó anoche para pedirle "abrir un nuevo capítulo" en Afganistán que sirva para erradicar la corrupción y mejorar la eficacia del Gobierno.

El presidente de Estados Unidos se declaró "complacido porque el resultado final se ha determinado de acuerdo con la ley afgana", pero a la vez reconoció que el proceso electoral ha sido "confuso", tras dos meses de polémicas y denuncias de fraude.

Obama debe todavía aprobar el prometido envío de refuerzos al país, donde hay actualmente unos 100.000 soldados extranjeros -entre ellos, 68.000 estadounidenses- que no han podido evitar un aumento de la presencia de los talibanes, cada vez más influyentes.

Hoy mismo, los insurgentes divulgaron en un comunicado su rechazo a la proclamación de Karzai como presidente para un segundo término y se congratularon de que los talibanes "han desarticulado por completo el proceso electoral".

"Hace dos semanas, dijeron que Karzai había manipulado los comicios y que la mayoría de los votos eran falsos, pero ha sido declarado ganador sobre la base de esas elecciones", indicaron los insurgentes, que aseguraron que continuarán con sus ataques.

Los talibanes protagonizaron 135 acciones violentas en la primera ronda electoral, y, tras pedir el boicot de la segunda, protagonizaron la semana pasada un audaz ataque contra un alojamiento de funcionarios de la ONU en pleno centro de Kabul.

"La cancelación de la segunda ronda de las elecciones ha probado que todas las decisiones son tomadas en Washington y Londres", denunciaron en la nota los insurgentes, para quienes el proceso ha sido un "espectáculo fraudulento" organizado por extranjeros.

Karzai llegó al poder a finales de 2001, tras la invasión estadounidense que derrocó al régimen talibán. Fue elegido presidente interino por una Loya Jirga o Asamblea de Notables en junio de 2002 y confirmado en el puesto en unos comicios celebrados en octubre de 2004.