Público
Público

"King" James, Howard y Kapono simbolizaron el triunfo del Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El descanso del Fin de Semana de las Estrellas llegó a su final con un triunfo completo para los profesionales de la Conferencia Este, que tuvieron en el alero LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland, al líder que los guió al triunfo, junto con Ray Allen, de los Celtics de Boston.

Con James y Allen imparables en el ataque, el equipo de la Conferencia Este venció por 134-128 al del Oeste y mantener la supremacía en la competición del Partido de las Estrellas después de conseguir la victoria número 35 en las 57 ediciones que se llevan disputadas.

Si James, que logró 27 puntos, nueve asistencias y ocho rebotes, ganó el premio de Jugador Más Valioso (MVP), su segundo como profesional, por su consistencia en los 31 minutos que estuvo en el campo y la espectacularidad que puso a las acciones individuales, Allen, con 28 tantos, se convirtió en el héroe del partido.

Allen, que llegó el último al equipo después de ser elegido por el comisionado de la NBA, David Stern, para sustituir al alero Caron Butler, de los Wizards de Washington, se convirtió en el máximo encestador con 28 puntos, después de anotar 10 de 14 tiros de campo, incluidos 5 de 9 triples, en sólo 19 minutos de acción.

El jugador de los Celtics, que forma parte en su equipo el famoso trío "Big Three", no defraudo a su entrenador Doc Rivers, que le pidió a Stern su selección, y anotó tres triples consecutivos cuando faltaban 3:15 segundos y los cinco últimos tantos en los 15 segundos previos al final.

Otros destacados en el Este fueron el pívot Dwight Howard, de los Magic de Orlando, que al igual que James fue el que más espectáculo ofreció durante todo el Fin de Semana, especialmente siendo el "Superman" ganador del Concurso de Mates, primera vez que lo conseguía un hombre alto.

El base Jason Kidd también dirigió a la perfección el juego del equipo, en lo que pudo ser su último Partido de las Estrellas con el Este, ya que al concluirlo, un informe extraoficial aseguraba que era nuevo jugador de los Mavericks de Dallas.

Si en el Este tuvieron todos los elementos necesarios para conseguir la victoria, dar espectáculo y quedarse como los grandes triunfadores, en el Oeste, el gran protagonista fue el escolta Kobe Bryant, de Los Angeles Lakers, aunque sólo estuvo tres minutos en el campo del New Orleans Arena.

Braynt cumplió con el requisito de la liga de estar con el equipo de la Conferencia Oeste aunque se encuentra lesionado en el dedo meñique de la mano derecha, pero el entrenador Byron Scott, de los Hornets de Nueva Orleans, que lo dirigió, no quiso que corriese el riesgo de empeorar.

El escolta de los Lakers, 10 veces seleccionado, para el Partido de las Estrellas y ganador del premio de MVP el año pasado, en Las Vegas, tiene roto un ligamento en el dedo y los doctores le han recomendado pasar por el quirófano.

Sin embargo, Bryant ha decidido que con la llegada del ala-pívot español Pau Gasol al equipo, ha dicho que prefiere retrasar la operación hasta después que concluyan la Juegos Olímpicos de Pekín.

La ausencia de Bryant se hizo notar de inmediato en el equipo del Oeste, que le faltó al jugador que anotase los puntos decisivos y sobre todo pudiese competir con James en la exhibición del "Showtime", fundamental en el Partido de las Estrellas.

Sin embargo, Bryant, nada más retirarse al banquillo, fue atendido por un preparador físico para que le pusiesen una bolsa de hielo en su mano derecha.

Con la ausencia de Bryant, el Oeste no tuvo a ninguna figura destacada y sólo el base Chris Paul, el gran héroe de la afición local de los Hornets, fue el que generó la mayor motivación al conseguir un doble-doble de 16 puntos con 14 asistencias y que de haber conseguido el triunfo hubiese sido el MVP, sin discusión.

Lo mejor del Oeste fue su espíritu de lucha con el que pudo remontar una desventaja de 16 puntos para ponerse por delante en el marcador con 114-112 cuando sólo faltaban cinco minutos para concluir el partido, pero al final no pudieron con la inspiración de Allen y la espectacularidad de James.

Junto Howard, que fue el gran protagonista de la jornada de concursos del sábado, el alero Jason Kapono, de los Raptors de Toronto, por segundo año consecutivo conseguía el título de triples al empatar la mejor marca de todos los tiempos con 25 puntos en la ronda final.

La consolación para el Oeste fue que el base Deron Williams, de los Jazz de Utah, logró el triunfo en el concurso de habilidades y en el de trío de estrellas encestadores, con un ex jugador, otro activo y una jugadora de la WNBA, se fue a San Antonio después que el ex pívot David Robinson, Tim Duncan y Becky Hammon.