Público
Público

Lariyani duda que de los estudiantes iraníes quemaran retratos de Jomeini

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyani, rechazó hoy que la reciente quema de imágenes del fundador de la República Islámica, el ayatolá Rujola Jomeini, considerada un insulto, haya sido obra de los estudiantes.

"Nadie duda que el nivel intelectual de un universitario no le permite cometer este tipo de actos cobardes sea cual sea su opinión política", dijo el diputado en unas declaraciones en la Asamblea recogidas por la agencia local de noticias laboral Ilna.

La agencia publica de noticias Irna informó, por su parte, de que un grupo de "estudiantes revolucionarios" de la universidad de Teherán ha comenzado esta mañana una huelga de tres días en la mezquita de este centro de enseñanza superior para protestar contra los insultos al fundador de la República Islámica.

La televisión estatal iraní mostró el pasado 7 de diciembre imágenes de un grupo de personas que, al parecer, quemaron imágenes tanto del imán Jomeini como del líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, y del presidente, Mahmud Ahmadineyad.

La cadena atribuyó la acción a universitarios afines a la oposición que ese día se habían concentraron como cada año para celebrar el "Día del estudiante".

Como ha ocurrido en los últimos seis meses, los opositores aprovecharon la efeméride para renovar las protestas contra la polémica reelección de Ahmadineyad, y criticar la conducta del régimen desde entonces.

El propio líder del movimiento de oposición reformista "verde", Mir Husein Musaví, condenó el presunto insulto a Jomeini, en unas declaraciones recogidas el sábado por el diario local "Yumhuri-e Islami" y calificó de "raro" que sus seguidores adoptaran este tipo de estrategia.

El ex primer ministro ha denunciado un fraude masivo en favor de Ahmadineyad durante las elecciones del pasado junio, pero siempre ha defendido que su movimiento de oposición verde pro reformista no ataca el sistema y se enmarca dentro de los límites de la República Islámica.

La controversia sobre los supuestos insultos a Jomeini ha agudizado aún más la crisis política que atraviesa el país, la peor desde que en 1979 triunfara la revolución islámica que derrocó al último Sha de Persia, Mohamed Reza Pahlevi.

Las protestas estallaron nada más conocerse los resultados electorales del 12 de junio, calificados por la oposición de fraudulentos.

Cientos de miles de personas se echaron entonces a la calle en una movilización sin precedentes en las últimas tres décadas, que fue duramente reprimida por las fuerzas de Seguridad del régimen y en la que murieron alrededor de unas treinta personas, según las autoridades, y 72 de acuerdo con la oposición.

Además, cerca de 4.000 más fueron detenidas, de las que más de un centenar están siendo juzgadas acusadas de instigar y participar en una conspiración para derrocar el régimen.

Desde entonces, la oposición ha aprovechado cualquier efeméride para retomar las protestas contra el resultado electoral pero también para criticar la actitud del régimen durante los últimos seis meses.