Público
Público

Latas de gaseosas implican riesgo para los niños: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Fran Lowry

Los niños pueden no ingerir sólorefrescos cuando toman de la lata. Muchas veces también setragan los precintos de aluminio con que se abren, informaroninvestigadores de Estados Unidos.

Hace casi 35 años, los accidentes de niños que se tragabanestos precintos de la latas de aluminio llevaron a la industriaa hacer más seguros los envases y a crear precintos fijos, quepermanecen unidos a la lata una vez abierta.

Desafortunadamente, la ingesta accidental de estosprecintos aún ocurre, dijo el doctor Lane F. Donnelly,radiólogo jefe del Centro Médico del Hospital de Niños deCincinnati.

Después de ver a un niño que se había tragado uno de estosprecintos fijos, Donnelly decidió investigar con cuántafrecuencia sucedían este tipo de ingestas.

"Me sorprendió que esto pasara con las latas con precintosfijos, pero creo que no debería haberme pasado, ya que unopuede moverlas y podrían caerse inadvertidamente en la lata",dijo el experto a Reuters Health.

El equipo revisó todos los reportes radiológicos de unperíodo de 16 años de su centro, en los que se documentabancasos de ingesta infantil de precintos fijos informados por losmismos niños o por testigos.

En todos los casos, se tomaron radiografías del pecho, elestómago y el cuello, para descartar que los niños no se habíantragado otro objeto extraño y también para observar cuántosprecintos eran visibles.

Los expertos identificaron 19 casos, con sólo cuatrovisibles en rayos X, lo que era esperable porque el aluminio nosuele aparecer en las radiografías.

La mayoría de las personas que se tragaban accidentalmenteestos precintos eran adolescentes.

Los 19 casos fueron manejados sin esfuerzo significativo,pero cualquiera de ellos podría haber causado problemas serios,como obstrucción o lesiones en el intestino.

Los padres deberían saber que los precintos fijos de laslatas implican un riesgo y tendrían que advertir a sus hijospara que tengan cuidado, dijo Donnelly.

Los radiólogos pueden aprender de esto también, añadió elautor. "Sólo porque uno no pueda ver el precinto no implica queno esté ahí, por lo que no deberían (dudar) de que alguien sehaya tragado uno de ellos solamente porque no pueden verlo enlos rayos X", añadió Donnelly.