Publicado: 13.03.2014 13:02 |Actualizado: 13.03.2014 13:02

Liberada una niña de L’Hospitalet secuestrada en Bolivia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil, los Mossos d'Esquadra y Autoridades Policiales y Judiciales de Bolivia han liberado en un poblado amazónico de la provincia del Chapare de Bolivia a una niña de 10 años, de nacionalidad marroquí, residente en España desde el año 2008, según destaca la Guardia Civil en una nota de prensa. La niña permanece todavía en Bolivia -sin haber mantenido aún contacto telefónico con sus padres-, a la espera de ser trasladada a España, posiblemente la próxima semana.

A finales de agosto de 2013 la niña fue trasladada a Bolivia por una persona adulta vecina de la familia, que según la denuncia de los padres, después de ganarse su confianza, les propuso llevarla a su país para pasar unas cortas vacaciones, sin que ambos volvieran de nuevo a España.

Los Mossos y la Guardia Civil mantienen todas las hipótesis abiertas sobre por qué los padres autorizaron que la menor se fuera a pasar una semana de vacaciones con un vecino. En rueda de prensa, el jefe del área central de Investigación de Personas de los Mossos d'Esquadra, el inspector Jordi Domènech, y el capitán Álvaro Moreno, jefe del grupo de Secuestros y Extorsiones de la Guardia Civil, han explicado que, tras la liberación de la niña y la detención de su secuestrador, la investigación sigue abierta porque todavía quedan muchos cabos por atar.

Una de las principales incógnitas con que se enfrentan los investigadores es descubrir por qué los padres de la chica, una niña magrebí residente en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), autorizaron a un vecino, con el que habían entablado amistad pocos meses antes, que se llevara a su hija una semana de vacaciones a Bolivia, ya que quieren aclarar si éste les engañó o lo hizo con su connivencia, prometiéndoles algo a cambio. Una vez en Bolivia, la niña sufrió un auténtico "infierno", en palabras de Moreno, ya que el secuestrador, que tenía la intención de casarse con ella, la obligó a trabajar en explotaciones cocaleras y a fabricar y vender zumos en mercados locales y, además, al sentir la presión policial, emprendieron caminatas de varios días por la selva para ocultarse en poblados recónditos de muy difícil acceso.

Los padres de la niña presentaron la denuncia en la Comisaría de los Mossos d'Esquadra de L'Hospitalet de Llobregat y manifestaron que el presunto autor de la detención ilegal se ofreció para llevar a la niña a su país. Con esta información y ante el riesgo evidente para la menor, de forma inmediata se hizo cargo de la investigación la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de los Mossos d'Esquadra, activándose el protocolo previsto para estos casos.

El sospechoso había usado una identidad falsa en España y no tenía ninguna intención de volver con la niña

Las primeras gestiones de los investigadores evidenciaron que efectivamente los padres realizaron la autorización para que la niña pudiera viajar con él a Bolivia, pero enseguida se cortaron las comunicaciones y dejaron de tener noticias de su hija y de su presunto captor. En los primeros días de la investigación, se evidenció que el sospechoso había utilizado en España una identidad falsa, si bien, a través de diversas gestiones se pudo identificar y conocer sus vinculaciones con personas residentes en Bolivia. También que no tenía ninguna intención de volver con la niña a Barcelona por lo que los Mossos tramitaron una comunicación urgente a las autoridades Bolivianas mediante Interpol, requiriendo la localización y en su caso liberación de la menor.

La investigación del entorno del sospechoso permitió descubrir que había estado en una prisión de su país por violación. También sus vinculaciones con personas residentes en Bolivia, así como que pertenecía a un grupo religioso llamado Asociación Evangélica de la Misión israelita del Nuevo Pacto Universal (AEMINPU). Confeccionado un perfil claro del sospechoso y ante esta situación se decidió crear un equipo conjunto con el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil a fin de trasladar un equipo sobre el terreno para agilizar las gestiones y tratar la información operativa que recogían los investigadores de los Mossos.

El Juzgado de Instrucción 1 de Hospitalet y la Fiscal de zona, que han impulsado las investigaciones activamente desde el primer momento, iniciaron los contactos enternacionales de socorro Fiscal y Judicial a los efectos de materializar la autorización de efectivos de la Guardia Civil a trasladarse a Bolivia. A medida que avanzaban las investigaciones entre los dos cuerpos policiales, la Guardia Civil desplazó a Bolivia agentes con gran experiencia en la localización de personas víctimas de secuestros, que en colaboración con la Fiscalía y Autoridades Policiales de Bolivia realizaron diversos operativos de rastreos en poblados de la selva boliviana donde existían indicios de que pudiera encontrarse la menor.

Agentes de la Guardia Civil y de la policía boliviana encontraron a la niña en una cabaña en mitad de la selva

En el mes de febrero, los investigadores de la Guardia Civil junto con agentes de policía bolivianos se adentraron en la selva y localizaron una cabaña en la región amazónica de Chapare, una de las zonas más conocidas de Bolivia, donde la menor había sido ocultada residiendo junto a su captor, si bien ambos habían abandonado el lugar días antes de personarse los agentes, trasladándose a otro poblado de esta área amazónica, incomunicada en estas fechas debido a las riadas e inundaciones de la zona.

Continuando con las intensas gestiones en España y Bolivia, en los primeros días del mes actual, a través de diversas técnicas de investigación se localizó un nuevo poblado selvático de la comarca de Chapare, ubicado en una zona casi sin comunicaciones terrestres, donde podría estar ocultando el secuestrador a la niña, por lo que nuevamente los agentes de la Guardia Civil junto con personal especializado de la policía boliviana, se adentraron en la selva en helicóptero, liberando a la niña secuestrada y procediendo a la detención de la persona que la retenía.

La menor, que se encuentra bajo custodia de las autoridades bolivianas, y el detenido fueron llevados a la ciudad boliviana de Cochabamba hasta cumplimentar los trámites oportunos para que los agentes de la Guardia Civil trasladen a la niña a España. Los Mossos y la Guardia Civil mantienen la investigación abierta para esclarecer plenamente los hechos investigados.