Público
Público

Liberado en Marsella (Francia) el hermano de un narcotraficante secuestrado en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional, los Mossos d'Esquadra y la policía marsellesa han liberado en Marsella (Francia), tras doce días de cautiverio, a un joven de 33 años que fue secuestrado en Barcelona por una deuda contraída por su hermano, un narcotraficante con numerosas órdenes de búsqueda y captura.

El comisario de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero y el de la Policía Nacional Jesús Pachecho han explicado hoy en rueda de prensa que el joven secuestrado, de origen marroquí, fue raptado pistola en mano la madrugada del 1 de agosto pasado cuando salía del bar que regenta en el barrio del Clot de Barcelona, entre las calles Independencia y Consell de Cent.

El joven, que iba con un primo suyo, fue abordado en la calle, hacia la una de la madrugada, por dos hombres que, pistola en mano, se hicieron pasar por policías y le llevaron a un vehículo, donde les esperaba un tercer secuestrador, y le trasladaron directamente a los alrededores de Marsella, donde estuvo retenido en un zulo instalado en el garaje de una casa.

La compañera sentimental del secuestrado no denunció el rapto hasta dos días después ya que, según Trapero, los familiares trataron en un primer momento de negociar directamente con los secuestradores, que les pedían un rescate de 300.000 euros.

Al parecer, el móvil del secuestro era una deuda contraída entre un clan de narcotraficantes marsellés y el hermano de la víctima, un narcotraficante muy buscado, a raíz de una transacción fallida de hachís por valor de 170.000 euros.

Tanto el comisario Trapero como el comisario Pacheco han señalado que la víctima del secuestro no tenía ninguna relación con la actividad ilegal que llevaba a cabo su hermano.

Tras arduas investigaciones policiales, los agentes pudieron descubrir la conexión entre el hermano de la víctima, que era uno de los narcotraficantes más activos de Barcelona, con el clan marsellés, gracias al número de la matrícula de un vehículo -distintos del que se usó en el rapto-, que les facilitó la mujer del secuestrado y que constaba en la base de datos de los Mossos.

Precisamente, este vehículo había sido interceptado por los Mossos el 7 de abril pasado en un control, ya que, de sus tres ocupantes, uno estaba relacionado con el tráfico de drogas.

Los agentes disponían del retrato policial de los otros dos ocupantes del vehículo, que enseñaron al primo del secuestrado, que reconoció a uno de ellos como uno de los autores del asalto.

Con la confirmación de que todas las pistas apuntaban a Marsella, los Mossos d'Esquadra se pusieron entonces en contacto con la Policía Nacional y la policía marsellesa, lo que les llevó a avanzar en la investigación -con la colaboración de los familiares del secuestrado- hasta el punto de que el 12 de agosto llevaron a cabo un dispositivo conjunto que permitió impedir el pago del rescate, que se había concertado en el Puerto de Marsella.

Al abortar el pago del rescate y detener a dos de los secuestradores, el clan marsellés optó por liberar al joven secuestrado, que fue encontrado por los agentes poco después andando por la calle, en buen estado de salud.

Los agentes detuvieron a una tercera persona en el domicilio donde se encontraba retenido el secuestrado, del que en cambio pudo escapar un cuarto integrante del grupo, el 'carcelero', que finalmente ha sido arrestado hoy en Francia.

Por su parte, el hermano de la víctima, sobre quien pesaban varias ordenes de detención en Cataluña así como una orden europea de las autoridades francesas por tráfico de drogas a gran escala, fue detenido el pasado 7 de agosto y se encuentra encarcelado en Madrid a la espera de su extradición.

El joven secuestrado ya se encuentra de nuevo en Barcelona, junto al resto de sus familiares.