Público
Público

Liberar datos para devolvérselos a sus propietarios

Google acelera un proyecto para que los usuarios puedan exportar y cancelar la información de sus servicios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una persona quiere cambiar de apartamento y encuentra uno mejor y más barato. Cuando llama a su antiguo casero para avisarle de que se marcha, este se lo permite pero le exige que deje dentro del piso todas sus posesiones. Esta situación, impensable en el mundo real, se da con frecuencia en los servicios de internet. Lo explica Brian Fitzpatrick, jefe de ingeniería de Google en Chicago. Fitzpatrick visitó Madrid para charlar sobre el Frente de Liberación de Datos, una iniciativa poco conocida de la compañía que trata de facilitar a los internautas que puedan copiar, exportar e incluso borrar sus datos de una treintena de servicios de Google como Docs, Reader, YouTube o la recientemente lanzada red social Google+.

'Es una manera de concienciar al usuario de que no ser el dueño de sus propios datos es algo que debería tener en cuenta', afirma Fitzpatrick.

'El usuario debería tener en cuenta que no siempre es el dueño de sus datos'

El Frente de Liberación de Datos, creado en 2007 a partir de la idea de un equipo de ingenieros, es un servicio peculiar. 'Cuando empezamos con esta iniciativa ni siquiera queríamos que se enterasen los altos ejecutivos de Google (ríe). Pensamos que nos despedirían. Al fin y al cabo... qué empresa facilitaría la transmisión de datos a otros servicios. Por suerte, ocurrió lo contrario'. Su logotipo, con unas siglas que culminan en un puño cerrado en alto y unas cadenas rotas, resulta sorprendente en el mundo empresarial. Fitzpatrick explica que lo que se pretende es que la gente 'reflexione sobre las cadenas que le atan a sus proveedores'. Su último lanzamiento, Google Takeout, permite exportar los aspectos más sociales de los servicios del buscador.

La transferencia de información se ha convertido en uno de los frentes de batalla entre Google y Facebook. Esta última también permite al usuario descargar un archivo comprimido con las fotos, listas de amigos, mensajes y publicaciones del muro, pero no se trata de un formato que pueda ser utilizado en otras páginas. El último enfrentamiento que puso de manifiesto las desavenencias entre las compañías tuvo lugar a principios de este mes, cuando Facebook bloqueó la aplicación externa Friends Exporter, que permitía pasar los contactos de esta comunidad a Google+.

La transferencia de información ha enfrentado a Google con Facebook

'Nosotros no hicimos el Frente de Liberación de Datos sólo por altruismo sino también porque tiene un sentido positivo claro para el negocio. Nos interesa mantener al usuario a largo plazo y no retenerlo a corto plazo', responde Fitzpatrick. Este ingeniero de Google, que lleva 14 años trabajando con código abierto, defiende que el carácter abierto es lo que ha hecho de internet lo que es hoy. 'El buscador de Google ha llegado a lo que es sin necesidad de suscribir un contrato con nadie ni firmar un acuerdo comercial. Sólo ha aprovechado el carácter abierto de la red', añade.

Fitzpatrick niega que tras este inusual servicio se encuentre favorecer que otras empresas liberen a su vez los datos de sus usuarios y que estos terminen después en los servicios de Google. Fue, de hecho, otra de las fricciones con Facebook a raíz de la integración de los contactos de la red social y la libreta de direcciones de los teléfonos Android. 'Evidentemente, si tú puedes coger tu información de Google y llevártela a otra compañía podrías hacer lo mismo a la inversa. Ese camino nos beneficiaría. Pero se trata de una iniciativa que no pretende beneficiar a una empresa en particular sino a todos los internautas'.

El razonamiento de Google en este sentido es que, si el usuario puede mover sus datos libremente, la única forma en la que las compañías podrán atraer nuevos clientes pasará por la innovación y la mejora constante de sus productos y servicios. 'Si una empresa tiene atrapados a sus usuarios se convierte en perezosa, no tiene que esforzarse. Por eso es importante que el usuario sea consciente de a quién confía sus datos y qué ocurrirá el día que quiera llevárselos o cancelarlos', añade.