Público
Público

Libertad bajo fianza para uno de los cabecillas del caso Gürtel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Antonio Pedreira acordó el martes la libertad provisional bajo fianza de 600.000 euros para Antoine Sánchez, uno de los tres cabecillas de la trama de corrupción Gürtel, según un comunicado del TSJM.

El juez considera en el auto que la prisión preventiva estaba "totalmente justificada y era proporcional a los delitos imputados y a las circunstancias personales de Antoine Sánchez", testaferro de algunas empresas y primo del principal responsable de la trama, Francisco Correa.

"Sin embargo en el estado actual de la causa, tras casi ocho meses de instrucción (?) resulta procedente la adopción de medidas menos gravosas para el derecho de libertad", dijo el auto, según extractos remitidos por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Pedreira concede la libertad provisional bajo fianza de 600.000 euros y requiere que Sánchez comparezca ante un tribunal o juzgado dos veces por semana. Además, se le retirará el pasaporte y deberá acreditar la estancia de su esposa en España así como el domicilio en el que va a residir.

La petición de libertad provisional fue solicitada por sus abogados y respaldada por el Ministerio Fiscal.

Sánchez está acusado, junto a los otros dos cabecillas, Pablo Crespo y Correa, de los presuntos delitos de blanqueo de capitales, fraude fiscal, cohecho, asociación ilícita, tráfico de influencias y falsedad, entre otros. La trama supuestamente pagaba o hacía regalos a cargos públicos del PP a cambio de favores empresariales.

El juez, que a principios de mes permitió acceder a un tercio del sumario, prorrogó el secreto de las dos partes restantes un mes más.

Aparte del caso que se sigue en el TSJ de Madrid, el Tribunal Supremo está investigando, en otra rama del caso Gürtel, la presunta implicación del senador del PP Luis Bárcenas y del diputado del mismo partido Jesús Merino por presuntos delitos fiscales y de cohecho.

Una tercera rama fue remitida a Valencia, donde el Tribunal Superior sobreseyó el caso contra el presidente valenciano, Francisco Camps, y otros tres altos cargos del PP, entre ellos el entonces secretario general de los 'populares' de Valencia Ricardo Costa.