Público
Público

Un libro monográfico reivindica la maestría del escultor Damián Forment

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Damián Forment, escultor del Renacimiento" es el título del primer libro monográfico sobre uno de los artistas más influyentes del siglo XVI en España, autor de obras maestras como los retablos mayores de la basílica del Pilar de Zaragoza y los de las catedrales de Huesca y Santo Domingo de la Calzada, en La Rioja.

Escrito por la catedrática del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, Carmen Morte, el libro reivindica la figura de Forment como uno de los grandes escultores españoles equiparable a Alonso Berruguete y aspira convertirse en documento de referencia sobre el artista.

La publicación, que hoy ha presentado la autora junto al presidente de Caja Inmaculada, Antonio Aznar, analiza la obra de este escultor viajero, uno de los pocos que se "autorretrata" en sus esculturas, como en el retablo del Pilar, donde aparece junto a su esposa con dos instrumentos para trabajar el alabastro, un martillo y un cincel, rodeado de espigas de trigo, simbolizando el significado en castellano de su apellido catalán, ha comentado Morte.

La obra repasa desde su etapa en Valencia, donde debió nacer hacia 1475 y donde comenzó su carrera artística en 1495, pasando por su triunfo en Aragón, con las obras maestras del retablo mayor del Pilar de Zaragoza (que la autora del libro recomienda contemplar con prismáticos para poder apreciar la maestría de los pequeños detalles), y el de la catedral de Huesca.

También estudia sus proyectos en Cataluña, entre ellos el del retablo mayor del Monasterio de Poblet, donde no alcanzó el éxito, y el resto de su obra hasta su muerte en 1540, cuando trabajaba en el retablo mayor de la catedral de Santo Domingo de la Calzada.

El libro, editado por Caja Inmaculada, recoge por primera vez las obras y modelos que empleó el escultor, capaz de aunar el naturalismo del gótico con las formas nuevas del renacimiento, en el proceso creativo de sus obras y el estudio de los distintos talleres que tuvo en las diferentes fases de su vida, que le permitieron acometer grandes empresas de escultura al rodearse de los mejores profesionales.

Además, incluye un catálogo con un análisis de los grandes retablos y sepulcros de Forment, así como de las imágenes que modeló para la custodia de la Seo de Zaragoza, los dibujos que pudo proporcionar para grabados y las esculturas en alabastro de pequeño tamaño destinadas al ámbito privado.

Hasta ahora sólo se habían publicado análisis parciales sobre la obra del escultor, y este libro constituye un estudio general que contextualiza al artista en la España de la época y pone de relieve su influencia en la escultura española coetánea y posterior.

El libro incluye numerosas fotografías sobre la obra de Forment, algunas tomadas en los procesos de restauración, y un CD con la cronología del escultor con información sobre el artista y más de quinientos documentos comentados.

Este libro es el segundo título de la colección "Monografías de Arte CAI", que abrió la obra "Lucas Jordán y la Corte de Madrid. Una década prodigiosa (1692-1702)", del profesor Miguel Hermoso Cuesta.