Público
Público

Líderes oseta y abjaso participan por primera vez en la cumbre informal de CEI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur participan hoy por primera vez en una cumbre informal de la pos-soviética Comunidad de Estados Independientes (CEI).

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, se reunirá con los líderes separatistas suroseta, Eduard Kokoiti, y abjaso, Serguéi Bagapsh, en el Hipódromo de Moscú, donde se celebrará hoy una carrera de caballos de pura sangre, según las agencias rusas.

Según la prensa rusa, al invitar a los separatistas el Kremlin busca respaldo a su decisión de reconocer la independencia de esas regiones de Tiflis tras la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008, paso que no ha sido secundado por ningún otro país.

En una visita muy criticada por Estados Unidos y la Unión Europea, Medvédev viajó la pasada semana y por primera vez Osetia del Sur, donde abogó por impulsar la cooperación militar con ese "nuevo país".

No obstante, la presencia de los líderes de dos repúblicas autoproclamadas no ha sido bien vista por algunos líderes de la CEI, que han declinado la invitación a viajar a la capital rusa.

Cinco de sus miembros no tomarán parte en la cumbre: el ucraniano, Víctor Yúschenko; el bielorruso, Alexandr Lukashenko; el uzbeko, Islam Karímov; el kirguís, Kurmanbek Bakíev; y el turkmeno, Gurbanbulí Berdimujammédov.

La ausencia de Yúschenko se explica por el empeoramiento de las relaciones bilaterales, en particular, debido a los continuos desencuentros por el pago del gas; mientras Bakíev tiene la excusa de las elecciones presidenciales del próximo 23 de julio.

A su vez, Lukashenko, antaño fiel aliado de Moscú, mantiene desde hace meses un tira y afloja con el Kremlin debido a la negativa de éste de concederle un nuevo crédito y el progresivo acercamiento de Minsk a la UE.

En cuanto a los líderes turkmeno y uzbeko, aunque no es la primera vez que faltan a esta clase de cumbres, también mantienen con Moscú diferencias, el primero por el precio del gas y el segundo por su negativa a integrarse en las organizaciones regionales.

Además, según informó el asesor del Kremlin, Serguéi Prijodko, "como es tradición, han sido invitados todos los presidentes de la CEI, menos Georgia".

Georgia anunció su salida de la CEI tras la guerra con Rusia por el control de Osetia del Sur, aunque sigue vinculado a la organización por diversos acuerdos económicos.

Al hipódromo moscovita acudirán sólo los presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev; tayiko, Emomalí Rajmón; moldavo, Vladímir Voronin; armenio, Serge Sargsián; y azerbaiyano, Ilham Alíev.

Medvédev se entrevistará separadamente hoy con los líderes armenio y azerbaiyano, que ayer reanudaron las consultas para la solución del conflicto de Nagorno Karabaj, que enfrenta a ambos países desde 1988, aunque no lograron avances.

Según fuentes diplomáticas rusas y estadounidenses, ambas partes abordaron el viernes temas considerados antaño tabúes, pero únicamente se comprometieron a volver a reunirse después del verano.

El Kremlin auspicia la reunión, la cuarta entre ambos líderes caucásicos en lo que va de año, en un intento de romper el punto muerto en el que se encuentran desde hace años las negociaciones y recuperar el protagonismo como mediador.

Medvédev también se reunirá con el comunista Voronin, que busca el apoyo de Moscú con vistas a las elecciones generales anticipadas del próximo 29 de julio.

Desde su llegada al poder en mayo de 2008, el jefe del Kremlin mantiene que la comunidad pos-soviética es el principal área de influencia de Rusia y ha advertido a EEUU que se abstenga de interferir en los asuntos de los países de la región.

Con todo, los expertos consideran que la CEI es una organización moribunda, por lo que Moscú tendrá que buscar otras alternativas para integrar a las repúblicas ex soviéticas.