Público
Público

Lissavetzky quiere la "máxima contundencia ante el fraude deportivo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, expresó su deseo de que "se actúe con la máxima contundencia" ante los supuestos casos de fraude deportivo y señaló que la reciente aprobación de la reforma del Código Penal para sancionar estas conductas no llega tarde.

"¿Quién lo hizo antes?, nadie, pero la reforma ha llegado, aunque en el texto actual se podía castigar por estafa. Esta modificación no va a tener efecto retroactivo, pero estamos interesados en que se actúe con la máxima contundencia. Hay fraude en el deporte para lucrarse o cuando se compran jugadores o árbitros para tener un resultado. Todo es fraude pero son situaciones distintas", dijo.

Lissavetzky, que intervino hoy en el Foro de la Fundación Ferrándiz-As, comentó que el Consejo Superior de Deportes (CSD) espera conocer la resolución de la Fiscalía General del Estado sobre el caso del partido Las Palmas-Rayo de la pasada temporada, que forma parte de una investigación de la UEFA sobre una trama de apuestas.

"Lo difícil ahora es probarlo, hay que tener en cuenta la presunción de inocencia y la protección de datos que en España es algo muy complejo", indicó tras señalar que la Federación Española de Fútbol (RFEF) pudo tener "un desacierto" al no trasladar al CSD la comunicación de la UEFA en la que informaba de su sospechas sobre lo ocurrido en dicho encuentro.

Según Lissavetzky, la modificación del Código Penal "no va a acabar con el fraude deportivo en España si es que lo hay", aunque son necesarias "las leyes porque sostienen unas políticas".

"Para 2010 queremos hacer una ley del deporte profesional, no vamos a modificar la ley del deporte porque ya no la conoce ni Gómez Navarro, la hemos cambiado mucho, pero queremos una del deporte profesional porque ha llegado el momento de acometer esto", explicó.

Tras recordar que desde el CSD se ha elaborado el libro blanco del deporte profesional y que se está a la espera de que la subcomisión creada en el Congreso sobre la materia haga públicas sus conclusiones en el primer trimestre de 2010, Lissavetzky aludió al peso que tiene en la sociedad el deporte profesional.

"En 2008 el volumen de negocio de la Liga de Fútbol Profesional fue de 2.127 millones de euros. Hay que mirarlo desde el punto de vista social y económico, extender el concepto profesional a los deportistas individuales, crear un órgano regulador de los clubes para que el deporte sea solvente, saneado y sostenible, que marque las pautas que deben cumplir con un buen gobierno y una gestión eficiente", apuntó.

En este sentido se refirió a las iniciativas adoptadas desde la UEFA, la Unión Europea y la Asociación Europea de Clubes (ECA) para "reforzar la disciplina financiera de los clubes", sin que "nadie piense que esto es una injerencia" ya que es necesario "un control".

El secretario de Estado indicó que ha tenido "muchísimas reuniones con la LFP" para hablar sobre las pretensiones de la patronal de clubes, con la que coincide en la necesidad de que haya una ley del juego que regule, entre otras cosas, "las apuestas por internet, y que haya un retorno para el deporte".

"Sobre el aumento de la presión fiscal a los extranjeros no parece que vayamos en sentido contrario. En Francia lo han quitado, y en Inglaterra lo han endurecido, sólo Holanda, Dinamarca y Portugal tienen una situación mejor. Y en el IVA de las entradas no es el momento de bajarlo", dijo.

Preguntado por su opinión sobre el mantenimiento de la obligación de televisar un partido en abierto cada jornada, situación que rechaza la LFP, Lissavetzky señaló que "la posición del PSOE siempre ha sido la misma".

"Vamos a ver si hay algún grupo que plantea la supresión del partido en abierto, eso estaba, está y creo que estará", indicó tras destacar la enmienda presentada por el PSOE a la nueva Ley Audiovisual para que la duración de los contratos de televisión sea de cuatro años.