Público
Público

Lula arropa a Rousseff en el cierre de campaña y Serra pide un Brasil más ético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La campaña en radio y televisión para las elecciones en Brasil concluyó hoy con la candidata oficialista Dilma Rousseff arropada por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el opositor José Serra clamando por un país "más ético".

En sus últimos espacios gratuitos en los medios antes de que los brasileños acudan a votar el domingo próximo, los dos candidatos le dieron un tono emotivo a sus mensajes, que en el caso de la abanderada del Partido de los Trabajadores (PT) fue reforzado por Lula y su trayectoria desde la miseria hasta la Presidencia.

El mandatario, apoyado en imágenes de su vida, recordó que junto a su madre y hermanos huyó de la pobreza de su región natal, en el noreste del país, cuando era todavía un niño.

"Tenía el sueño de cambiar la vida de mi familia y Dios fue mucho más generoso pues me permitió cambiar la vida de una familia inmensa llamada Brasil", pero "si hubo alguien a mi lado que hizo lo posible e imposible para hacer eso realidad, fue Dilma", declaró Lula, quien abrió el programa de su candidata.

Agregó que a partir del 1 de enero no será presidente, pero dijo que será "muy feliz" por ver a Rousseff "continuar el trabajo", e instó a los brasileños, que lo aprueban en un 80%, a votar "a quien está más preparada" para gobernar.

"Si votan por Dilma, votarán por mí", concluyó Lula.

La candidata también se apoyó en la obra de su mentor político y aseguró que gracias a su gestión "Brasil despertó y quiere seguir soñando, pero hacerlo con los pies en el suelo", porque "ahora tiene un proyecto y sabe lo que quiere".

Rousseff volvió a subrayar su posibilidad de ser la primera mujer elegida para gobernar un país que hasta ahora "sólo tuvo 35 hombres en la Presidencia", aunque destacó que, de ellos, "sólo Lula vino del pueblo".

La candidata hizo hincapié en que "las mujeres lucharon mucho por sus derechos y para conquistar un lugar en el mercado de trabajo, las artes o el deporte", y declaró que su posible victoria en las urnas "hará mayores todas esas conquistas".

Serra, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), apareció en su programa con su esposa, la chilena Mónica Allende, sus hijos y su nieto, para ser calificado por un locutor como "un hombre de familia", con la aparente intención de marcar diferencias con Rousseff, quien se divorció hace tres décadas.

En alusión a escándalos de corrupción que mancharon el Gobierno de Lula, ofreció gobernar con "ética por encima de todo" y también destacó que, a diferencia de la abanderada del PT, es candidato por su "propia historia" y no por la decisión de "un padrino".

"El presidente de Brasil debe tener ideas propias y autonomía", indicó al sugerir que Rousseff, quien por primera vez postula a un cargo electivo, será "tutelada" por otros.

Además de imágenes de la campaña, el programa de Serra tuvo la participación de influyentes dirigentes del PSDB y del diputado Fernando Gabeira, del Partido Verde (PV), la tercera fuerza más votada en la primera vuelta del pasado día 3, quien también pidió votos para el opositor.

También hoy fue divulgada una nueva encuesta, elaborada por la firma Datafolha, que ratificó el favoritismo que todos los sondeos le atribuyen a Rousseff para la segunda y definitiva ronda de este domingo.

Según Datafolha, la abanderada del PT ganará las elecciones con un 50%, frente al 40% que obtendría el candidato opositor.

Asimismo, el sondeo cifró en 4% la tasa de indecisos, lo que parece reducir aún más las posibilidades de que Serra revierta el panorama que vaticinan las encuestas.

Ambos candidatos se verán las caras esta noche, en un último debate organizado por el canal Globo, el de mayor audiencia en el país, que supondrá su último contacto con los electores a través de la televisión.

Mañana, en vísperas de las elecciones, la campaña continuará en las calles hasta la medianoche, y aunque aún no han divulgado sus agendas, se prevé que los dos candidatos harán sus últimos esfuerzos por sumar votos.