Público
Público

Lula se despide en un emotivo pronunciamiento televisivo y pide apoyo a Rousseff

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se despidió de los brasileños en su último pronunciamiento oficial en televisión, que estuvo cargado de tintes emotivos y en el que pidió apoyo a su sucesora, Dilma Rousseff.

"Pido a todos que apoyen a la nueva presidenta. Eso también significa rendir cuentas, es un estímulo para que queramos hacer más", afirmó Lula en su mensaje, que dirige anualmente a la nación con motivo de las fiestas navideñas.

El mandatario deseó que con Rousseff, Brasil se convierta en "uno de los países más igualitarios del mundo" y auguró un futuro halagüeño para el país suramericano por sus "riquezas", por la "fuerza" del pueblo y por la "competencia" de la futura jefa de Estado, que asumirá el poder el próximo 1 de enero.

"Si goberné bien es porque antes de jefe de Estado, fui jefe de familia, que sabe de las dificultades de los suyos", manifestó el gobernante.

En un tono agresivo con la oposición, dijo que su gabinete "demostró" que se puede gobernar "para todos", en contraposición a la "maldición elitista que hacía que solo se gobernase para un tercio de la población y se olvidase al resto".

Después, Lula enumeró una prolongada relación de éxitos de su gestión en sus ocho años de Gobierno, pasando desde la economía hasta el área medioambiental, en la que citó el logro de haber moderado el ritmo de la destrucción de la Amazonía.

Se detuvo principalmente en el área de las grandes obras de infraestructuras que, según él, son "símbolo de la pujanza de Brasil", mientras se apoyaba en vídeos estéticamente muy parecidos a los que usó el Partido de los Trabajadores (PT) en la campaña electoral del pasado octubre, en la que Rousseff obtuvo la presidencia.

Entre otros datos, resaltó que 28 millones de personas han salido de la pobreza absoluta y que otros 36 millones de brasileños han engrosado "la clase media" en el cómputo de los últimos ocho años.

Asimismo, elogió el principal programa de transferencia de renta de su Gobierno, el Bolsa Familia, que según él es "imitado" en todo el mundo.

Sobre su futuro, Lula pidió que no le pregunten, aseguró que va a "vivir las calles" y recalcó que su felicidad está "conectada a la del pueblo".

"Viví en el corazón del pueblo y en él quiero seguir hasta el último día de mi vida. Muchas gracias por todo", concluyó Lula, en el mensaje, que fue emitido de forma simultánea en todas las televisiones nacionales, en horario de máxima audiencia.