Público
Público

Madoff se declara culpable y el juez lo envía a la cárcel

Lo más probable es que pase el resto de su vida en prisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se levantó por la mañana en su lujoso apartamento de Manhattan y se acostó por la noche en una celda del Centro Correccional Metropolitano de Nueva York. Fue, probablemente, la primera de las noches de su nueva vida, una vida privado de libertad que difiere mucho de la que llevaba hasta hace tres meses, rodeado de lujos y de las personas más influyentes de la sociedad estadounidense.

El financiero Bernard Madoff, de 70 años, se declaró ayer culpable de haber creado "una gran mentira", de haber defraudado durante 20 años a miles de inversores a través de un sistema piramidal. Admitió haber cometido once delitos por los que pueden caerle 150 años de prisión. Si el tribunal le condena el próximo 16 de junio a más de 25 años, tendrá que pasar el resto de su vida encarcelado.

«Hace años, me di cuenta de que este día llegaría», dijo al juez

El financiero de origen judío llegó ayer al tribunal con traje gris oscuro, bajo el que vestía un chaleco antibalas por el temor a un ataque de algún afectado. En su intervención ante el juez, pidió perdón: "Estoy muy agradecido por la oportunidad que me ofrecen para hablar de mis delitos, de los que estoy profundamente arrepentido y avergonzado".

Y explicó cómo inició un fraude que ya cifran algunos en 65.000 millones de dólares, pero que, probablemente, nunca se conocerá con certeza: "Aunque nunca prometí una rentabilidad concreta a mis clientes, sí me sentí obligado a satisfacer sus expectativas a cualquier precio. Pensé que acabaría pronto y que sería capaz de salir de ello, pero pasaron los años y me di cuenta de que mi arresto y este día llegarían inevitablemente", añadió Madoff,que insistió en que todo lo hizo solo, sin ayuda de nadie.

Este ha sido su máximo interés desde que se destapó el escándalo: que ninguno de sus familiares, con los que compartía el negocio, resultara involucrado. De hecho, ha renunciado a realizar un trato que pudiera reducir su pena para no tener que acusar a ninguno de sus colaboradores y familiares.

Los afectados lo tienen más fácil para reclamar ahora que se ha declarado culpable, según los expertos, pero tan difícil como en cualquier estafa piramidal para recuperar el dinero.