Publicado: 25.03.2014 11:01 |Actualizado: 25.03.2014 11:01

Madrid despide a Adolfo Suárez con honores de Estado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Madrid da su último adiós a Suárez con honores de Estado. El cortejo fúnebre ha arrancado con la colocación del féretro, cubierto por la bandera de España, en un armón tirado por cuatro caballos (PUEDES SEGUIR LA SEÑAL EN DIRECTO EN PÚBLICO.TV).

Miembros de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil desfilan junto al féretro ante la mirada atenta de miles de ciudadanos que se han congregado en los alrededores del Congreso. El piquete, formado por diez soldados del Regimiento Inmemorial del Ejército de Tierra se ha parado en la escalinata del Congreso para escuchar el himno nacional.

Al acabar el himno, el respetuoso silencio se ha tornado en numerosos aplausos de la multitud congregada en la Carrera de San Jerónimo y se ha iniciado el desfile militar que rinde honores de Estado a Adolfo Suárez.

El piquete de honor ha colocado el ataúd con los restos mortales de Suárez, envuelto en la bandera española, en un armón de artillería tirado por cuatro caballos, que ha iniciado su recorrido solemne por la Carrera de San Jerónimo y en dirección a la Plaza de Cibeles, el último destino del expresidente antes de su partida a Ávila.

El Regimiento Inmemorial del Rey, del Ejército de Tierra, precede al armón que porta los restos de Suárez y tras él camina una representación de los tres ejércitos y de la Guardia Civil.

Detrás, un soldado del ejército del Aire porta el Toisón de Oro que concedió el Rey a Suárez y un marinero lleva el Collar de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, otorgada ayer por el Gobierno al expresidente a título póstumo.

Numerosos aplausos, vítores y "bravos" se oyen al paso del cortejo fúnebre, tras el que camina la familia de Adolfo Suárez seguida del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy -quien asistirá al entierro del expresidente en Ávila- y los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero.

Tras ellos caminan el resto de las autoridades, entre las que se encuentran la mayor parte del Gobierno, numerosos presidentes autonómicos, diputados y representantes de las altas instituciones del Estado.


El féretro de Adolfo Suárez, portado por un piquete de honor. EFE/Sergio Barrenechea

Los restos mortales de Suárez han salido de la Cámara Baja tras más de 24 horas de duelo en el que representantes de las principales instituciones, personalidades políticas y miles de ciudadanos se han volcado en la despedida al expresidente. Entre las autoridades presentes el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García-Escudero. También asisten los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado; varios ministros del Gobierno; los presidentes de Castilla-La Mancha, Aragón, Galicia, Madrid, Extremadura y Andalucía; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; líderes de los principales partidos políticos, diputados y representantes del poder judicial.

La despedida ha sido multitudinaria. Más de 30.000 personas han pasado por la capilla ardiente del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez que desde este lunes está instalada en el Congreso de los Diputados, y que finalmente se ha mantenido abierta más de diecisiete horas para que los ciudadanos pudieran despedirse del primer presidente de la Transición.

Fuentes parlamentarias han confirmado que en algunos momentos durante la noche el ritmo de entrada de los ciudadanos al Salón de Pasos Perdidos del Congreso alcanzó las 2.000 personas por hora, para aligerar las largas esperas de hasta tres y cuatro horas que se habían alcanzado.

Aunque inicialmente se había previsto mantener la capilla abierta toda la noche, finalmente se decidió cerrar a las 2.30 horas para que la familiar de Suárez pudiera descansar. No obstante, la reapertura de la capilla ardiente se ha adelantado una hora conforme lo previsto, y desde las 7.00 horas y hasta las diez los madrileños han podido seguir honrando al primer presidente de la Transición.