Público
Público

Sus Majestades de Oriente ya están aquí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Reyes Magos ya se encuentran en España, donde han sido recibidos por centenares de miles de niños, que no han querido perderse las numerosas cabalgatas celebradas esta tarde en casi todos los rincones del país y que, a pesar de ser más austeras, han generado la misma ilusión que otros años.

Como cada 5 de enero, Melchor, Gaspar y Baltasar han recorrido las principales calles españolas saludando desde sus carrozas y acompañados por los pajes que les ayudarán durante toda la noche a repartir sin demora los juguetes que los pequeños y no tan pequeños les han encargado.

Y han llegado con buen tiempo y a través de diferentes medios de transporte, así, por ejemplo, a Valencia lo han hecho en barco, a Zaragoza en tranvía, y a Ávila, en tren.

En Madrid, el paseo de la Castellana ha vuelto a ser la pasarela para el desfile real compuesto por una treintena de elementos móviles acompañados por música, danza, y una gran lluvia de caramelos sin gluten.

Con el tema "el regalo de la inocencia" el ayuntamiento de la capital ha querido que los más pequeños recuperen el simbolismo original de los regalos que llevaron los magos de Oriente a Jesús y transmitir los valores del presente.

Ha abierto el paso la recreación del mundo infantil en África con juguetes de este continente, aunque las grandes estrellas han sido las carrozas, adornadas con enormes caramelos bastones dulces y galletas de jengibre.

Hasta el puerto de Barcelona han llegado a bordo del pailebote Santa Euelália y han sido recibidos por el alcalde de la ciudad, Xavier Trias, quien les ha pedido que colaboren para llevar la felicidad a los más necesitados.

Posteriormente, con una cabalgata formada por once carrozas -una menos que el año pasado- y 26 comparsas distribuidas en seis bloques han conformado un espectáculo itinerante de más de 800 metros en el que han participado 1.132 bailarines, actores, zanqueros y voluntarios.

Melchor, Gaspar y Baltasar también han arribado en barco a Valencia y con una temática en torno a la fantasía y la tradición, han recorrido las calles de la ciudad con 42 carrozas hasta el ayuntamiento, donde, con la ayuda de la grúa de un camión de bomberos, han subido hasta el balcón, donde les ha recibido la alcaldesa, Rita Barberá.

En Bilbao, han repartido toneladas de ilusión entre los miles de niños que han asistido a la tradicional cabalgata, que en esta ocasión ha estado inspirada en la ecología con las carrozas que representaban los hábitat de los polos, las selvas y los desiertos.

El rey Melchor en Sevilla se parecía mucho al médico José Bernal, excoordinador de trasplantes de la capital andaluza y de Huelva, de hecho, ha tenido como pajes en su carroza a 28 niños que viven gracias a los trasplantes de órganos que recibieron.

La cabalgata más antigua de España, la de la localidad alicantina de Alcoy ha reunido también a miles de niños que han acudido a ver en persona a los magos de Oriente, quienes a lomos de dromedarios y arropados por músicos y "antorcheros" han llegado a la villa alcoyana por la zona norte y más elevada de su casco urbano.

Pamplona ha vuelto a bajar el puente levadizo del portal de Francia, una de las seis puertas de acceso que tenía esta ciudad amurallada, para dejar entrar a los Reyes, que han sido recibidos por el alcalde antes de recorrer las calles de la ciudad.

Especialmente cuantiosa ha sido la afluencia de público en Palma para ver a los magos, tanto es así que ha superado las expectativas del consistorio, que la atribuye principalmente a la bonanza climatológica que ha permitido disfrutar de temperaturas suaves durante toda la tarde.

Pero el intenso frío, en cambio, no ha supuesto obstáculo alguno para que menores y adultos hayan aguardado el paso de las suntuosas carrozas que han transportado a los tres reyes en la mayor parte de las capitales de provincia de Castilla y León.

Y así se han sucedido los numerosos desfiles de sus majestades antes de que en la noche más mágica del año llenen las casas de juguetes e ilusión.