Público
Público

Marcela Lagarde dice que España "es referente en igualdad a pesar de lo que resta por hacer"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La antropóloga mexicana Marcela Lagarde ha asegurado que las políticas españolas en materia de igualdad son un "referente" para toda Latinoamérica a pesar de que ha constatado que en España aún queda un amplio camino para llegar a la plena igualdad entre hombres y mujeres.

Cuando en España se "rasca para abajo", se comprueba que "el control económico, de los recursos y de las decisiones políticas no está distribuido democráticamente; nos falta mucho, aquí y allá", ha concluido la antropóloga en una entrevista con Efe.

Lagarde, que ha recibido el premio Clara Campoamor del PSOE de Andalucía, ha matizado que "hay quien dice que aquí (en España) está resuelta" la cuestión de la igualdad "porque hay las mismas diputadas que diputados", aunque en realidad se trata "sólo de un 'ajustito' numérico".

La antropóloga se refería a la paridad que existe en el Gobierno español y en el Parlamento andaluz, que fue pionero en esta igualdad numérica.

A pesar de que la igualdad en España aún no es real, ha reconocido que la Ley Integral Contra la Violencia de Género española ha servido para elaborar la ley de este tipo en México y también sirve para otras similares en otros países latinoamericanos.

Lagarde, que fue diputada en el Congreso mexicano entre 2003 y 2006, ha señalado que "aparentemente estamos en igualdad", pero "yo no estoy en igualdad con mi esposo, ni con mi nieto, tienen la supremacía de género", por lo que ha abogado por "cambiar muchas cosas".

Ha puesto como ejemplo de desigualdad que los hombres cobran, en España, el 25 por ciento más que las mujeres, diferencia que en México alcanza el 50 por ciento, "y no sólo en trabajos mal pagados".

Así, ha asegurado que a ella, como consultora internacional, "han intentado pagarme la mitad de lo que le pagan a un señor".

"Estamos colocados en unas situaciones muy desiguales", ha lamentado la antropóloga, que considera que la discriminación existente es "transversal" debido a "la cultura dominante y a la estructura social, que no se ha cambiado suficientemente".

Otro ejemplo de que en España resta mucho por hacer respecto a la igualdad es que en periódicos progresistas hay cada día "cinco páginas" con anuncios de prostitución de mujeres, contra lo que ella ha firmado a instancias de la ministra española de Igualdad, Bibiana Aído.

También se ha quejado de que en España se está produciendo un fenómeno que el delegado del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, ha calificado de "neomachismo".

Este concepto, que "puede ser sostenido por hombres o mujeres", consiste en que "aparentemente se está de acuerdo con la igualdad pero se rescatan derechos de subordinación de las mujeres o exigen para sí derechos que anulan los de las mujeres" y se culpa a las féminas de producir "problemas familiares o educativos".

En España "se avanzó, se llegó a la punta de la ola y luego se produjo una reacción contraria", ha resumido Lagarde para explicar lo que sucede en España cuando se alzan voces contra las presuntas denuncias falsas de maltrato, cuando en realidad se trata de casos en los que no hay suficientes pruebas para condenar, ha matizado.

Lo que se produce "es una reacción muy hostil contra pequeñísimos avances de los derechos humanos de las mujeres", ha criticado la antropóloga tras subrayar que "la normalización de la violencia la vivimos cotidianamente" y de que hay sectores que también se oponen a cuestiones como "la libertad sexual de las mujeres y los hombres" o "la interrupción voluntaria del embarazo".

Tras cinco días en Andalucía, comunidad que conoce desde hace veinte años, se lleva la impresión que las jóvenes, a pesar de que han asumido poder, "no tienen conciencia histórica de lo que pasó hace ni cinco años" respecto a los avances en igualdad y de que "hay una pérdida de conciencia sobre la fragilidad de todo" lo relativo a esta materia.