Público
Público

Marcelino acepta su parte de responsabilidad, pero afirma que no es el "único culpable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Marcelino García Toral, ex entrenador del Real Zaragoza desde el pasado sábado, aceptó hoy su parte de responsabilidad en la actual situación del equipo, pero añadió que "no" es "el único culpable".

La destitución que anunció el presidente ejecutivo del Real Zaragoza SAD, Eduardo Bandrés, tras el partido del pasado sábado ante el Athletic es la primera que sufre en su trayectoria profesional en los banquillos después de haber pasado, entre otros clubes, por el Recreativo de Huelva o el Racing de Santander.

Marcelino explicó que los responsables de la entidad maña, antes de anunciar su destitución, le ofrecieron la posibilidad de seguir al frente de la plantilla zaragocista e incorporar a un delantero si renunciaba a percibir su contrato en el caso de que el equipo bajase a Segunda División y que también le plantearon que "dimitiera".

El técnico de Careñes aseguró que en la situación actual, el club aragonés, lastrado por sus problemas económicos, lo que debe hacer es "dar pasos cortos" y no tratar de avanzar más deprisa de lo que puede hacerlo.

Marcelino reconoció que el proyecto actual del Real Zaragoza no se corresponde con el que le ofrecieron hace año y medio cuando se comprometió con la entidad y que se ha tenido que ir "adaptando" a las diferentes variaciones que se han producido.

Después de haber conseguido el ascenso la pasada temporada, que era "la única meta", Marcelino señaló que desde el inicio de la campaña 2009-2010, junto a sus ayudantes Rubén Uría (segundo entrenador) e Ismael Fernández (preparador físico), fue consciente de que iba a ser "difícil acabar la temporada".

Señaló que no ha habido injerencias en cuanto a las alineaciones en esta temporada y media, pero sí recordó que "solamente una vez, en la primera jornada de Liga" de esta temporada le dijeron que si contaba con un jugador determinado, que no desvela, le iban a echar, por lo que él y sus ayudantes fueron conscientes de que no contaban con el apoyo de los diferentes responsables de la Sociedad Anónima Deportiva.

Marcelino, de cuyo finiquito se encargarán su representante y sus abogados, destacó que el Zaragoza, para intentar enderezar el rumbo en la Liga, deberá contratar a "un delantero" en el mercado de invierno.