Público
Público

Marlaska ordena prisión para la presunta etarra entregada ayer por Portugal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha ordenado el ingreso en prisión de la presunta etarra Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, que fue entregada ayer por las autoridades portuguesas después de que fuera detenida el pasado mes de enero en el país luso, han informado fuentes jurídicas.

Yáñez Ortiz de Barrón estaba reclamada por el Juzgado Central de Instrucción número 3 por delitos de integración en organización terrorista, tenencia y depósito de armas y otros elementos explosivos e incendiarios con fines terroristas, falsificación de documentación oficial y conspiración para la comisión de delitos de naturaleza terrorista.

La presunta etarra fue interceptada por la Guardia Nacional Republicana portuguesa el pasado 9 de enero en la localidad portuguesa de Vila Nova da Foz cuando viajaba con documentación falsa en un vehículo con matrícula francesa que supuestamente hacía labores de "lanzadera" de una furgoneta con explosivos conducida por otro supuesto etarra.

Presuntamente realizaba labores de "lanzadera" de la furgoneta con explosivos conducida por Garikoitz García Arrieta, quien fue igualmente arrestado ese mismo día en el país luso tras huir de un control de la Guardia Civil en Bermillo de Sayago (Zamora) y que fue entregado el pasado 23 de julio e igualmente enviado a prisión por Grande-Marlaska.

Por su parte, su compañera fue entregada ayer por la policía lusa a la española en el puesto fronterizo de Caya-Badajoz, desde donde fue trasladada hasta Madrid.

Tras la entrega a España de ambos, sólo permanece detenido en Portugal el presunto etarra Andoni Zengotitabengoa, que aguarda juicio en este país también acusado de pertenecer a la organización terrorista.

Es sospechoso de montar el almacén de más de una tonelada de explosivos de ETA hallado el pasado 4 de febrero en Obidos, a unos cien kilómetros al norte de Lisboa.

Zengotitabengoa fue detenido el 11 de marzo en Lisboa cuando intentaba huir a Caracas, disfrazado y con un pasaporte mexicano falso.

La Policía lusa no ha logrado dar con su compañero, identificado como Oier Gómez Mielgo, que vivía también en la casa de Obidos, en la que aparecieron, entre otros materiales, 300 kilos de bombas listas para ser usadas y planos de ciudades españolas.