Público
Público

Más de 12.400 mujeres maltratadas disfrutan de un servicio de teleasistencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de 12.000 víctimas de violencia de género disfrutan de la protección de un sistema de televigilancia, que les permite, pulsando una sola tecla, pedir ayuda ante una situación de emergencia o estar localizada en cualquier momento, gracias a un sistema GPS.

Cuando la teleoperadora, casi siempre una psicóloga, descuelga el teléfono, aparecen en su pantalla los datos de la mujer, su situación personal, la descripción del tipo de maltrato que padece, la información judicial, los teléfonos de contacto y los servicios de asistencia, policiales o sanitarios, que están más próximos a la víctima.

Cruz Roja y Eulen son los encargados de prestar este servicio gratuito, financiado por el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, que puede ser solicitado en los ayuntamientos por cualquier persona que sufra este tipo de maltrato y que tenga una orden de protección.

En casos de emergencia, la persona que atiende el teléfono llama a la policía y facilita todos los datos de situación de la mujer, aunque el sistema también sirve para tranquilizar a la víctima en momentos de angustia o de desorientación que pueden padecer durante las 24 horas del día.

Además, el centro de atención contacta periódicamente con las víctimas para mantener un seguimiento y actualizar todos los datos sobre su situación personal.

Durante una visita al servicio de teleasistencia de Cruz Roja, que atiende a 6.000 víctimas, la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, ha destacado la importancia de este programa, de acceso universal, "que contribuye a crear una red social de apoyo a estas mujeres que es, en muchas ocasiones, justo lo que les falta".

"Como nos ha contado una de las psicólogas de este servicio, la violencia física es importante, pero la psicológica es todavía mayor, y para salir de ella es necesario una red social de apoyo".

También ha asistido la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, que pedido a las mujeres "que no minimicen el riesgo" y ha animado a solicitar "todos los recursos que hay a su disposición" y a denunciar el maltrato "para romper con esa violencia insoportable".

El director del centro de coordinación, José Luis Pascual, ha explicado que se reciben unas 90.000 llamadas al año para solicitar diferentes recursos, de ellas, dos mil para pedir ayuda de emergencia y 900 ante situaciones de riesgo.

Algunas de estas llamadas han sido realizadas por los hijos y personas del entorno de la víctima, que ante una situación de peligro son ellos los que pulsan el botón de emergencia para activar este servicio de localización y protección, ha recordado el responsable de Cruz Roja.

Una de cuatro víctimas que utiliza este servicio es inmigrante, ha señalado una de las psicólogas que lo atiende, quien ha recordado "la dramática situación que viven estas mujeres, que están solas en España, no tienen familia y tienen dificultades para entender el idioma".

Además, ha recordado que las personas que utilizan esta asistencia no tienen que volver a dar explicaciones cada vez que necesitan ayuda, lo que "facilita que estas mujeres puedan ir quitándose el disfraz de víctimas para convertirse en supervivientes".

También disfrutan de este programa una decena de hombres y de niños que sufren violencia doméstica.

Por comunidades, el mayor número de beneficiarios del servicio, que se desarrolla en colaboración con la Federación Española de Municipios (FEMP), se sitúan en Valencia (2.301), Madrid (2.238), Andalucía (2.198), Cataluña (1.835), Canarias (870) y Asturias (625).

Además, también están protegidas por este programa víctimas de Castilla-La Mancha (458), Galicia (427), Castilla y León (333), Cantabria (273), Baleares (258), Extremadura (207), Murcia (136), País Vasco (124), Aragón (72), Melilla (36), Navarra (7) y Ceuta (6).