Público
Público

Más poder de los 'kikos' en la misa de la familia

El acto es una respuesta de la Iglesia ante determinadas leyes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se confirma: Kiko Argüello parece ser el único hombre sobre la faz de la tierra capaz de doblegar la voluntad del cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Sólo el iniciador del Camino Neocatecumenal ha logrado imponer sus tesis acerca de la organización del acto de las familias que se celebrará en Madrid, el próximo 27 de diciembre.

Así, frente al criterio del presidente del Episcopado, tanto Argüello como los cardenales y obispos europeos invitados por los kikos también hablarán antes de la Eucaristía, que tendrá un formato más parecido a la politizada marcha de 2007, que a la misa del pasado año.

Según han confirmado a Público fuentes de la organización, Rouco Varela entendía que el encuentro en el que también intervendrá, vía satélite, Benedicto XVI debía suponer una 'fiesta de las familias' y no, como sucediera en 2007, una plataforma reivindicativa contra las políticas del Gobierno socialista.

Sin embargo, las presiones del líder del Camino Neocatecumenal (que se ha comprometido a traer a Madrid a 300.000 de sus seguidores), han llevado a un acto más participativo, y más difícil de controlar. Hasta el momento, han confirmado su asistencia 14 obispos y cardenales de toda Europa, y más de 30 prelados españoles. Aunque no se quisieron dar cifras, los organizadores esperan más de un millón de asistentes.

El obispo de Alcalá de Henares (Madrid) y coordinador del evento, Juan Antonio Reig, fue el encargado de presentar ayer el acto, y de justificar la intervención de Argüello. 'Los neocatecumenales pueden venir en masa, y es normal que Kiko pueda participar', adujo.

Reig se mostró conciliador, e incidió en que la celebración 'no es frente a nadie ni porque nos sintamos acosados'. A su lado, la secretaria de la Provincia Eclesiástica de Madrid, María Rosa de la Cierva, sí retomó la tesis de la persecución, asegurando que 'hoy la familia católica está atacada por todas partes'. De la Cierva agradeció la 'total colaboración' del Ayuntamiento de Madrid, que ha cedido el Palacio de Congresos y Exposiciones como sacristía, y que correrá con los gastos de seguridad del evento.

Durante su intervención, Reig reconoció que el encuentro se plantea como una respuesta de la Iglesia ante algunas legislaciones que se están dando en España 'contra el modelo familiar católico', y que amenazan con expandirse al resto de Europa.

De hecho, uno de los objetivos marcados por Kiko Argüello consiste en que Madrid se convierta en la 'capital de la vida' europea, frente al aborto, el divorcio y el matrimonio gay. 'La Iglesia no puede estar al margen de lo que sucede. Europa, además, está sintiendo todo lo que pasa en España. Se trata de no perder lo que ha costado tantos años construir: la civilización europea, que es cristiana', indicó el prelado. El mismo lema de la concentración avisa: 'El futuro de Europa pasa por la familia'.