Público
Público

Más pruebas de que contaminación aire altera el riesgo cardíaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los aumentos diarios de lacontaminación del aire parecerían ser un precedente de lasinternaciones por infartos, según un estudio de Italiapublicado en American Journal of Epidemiology.

Y, como otros estudios, sugiere que los adultos mayores ylas personas con cardiopatías o enfermedades pulmonares seríanlos más vulnerables.

American Heart Association (AHA) ya recomienda que laspersonas con enfermedad cardíaca y otros grupos de riesgo (losadultos mayores, los diabéticos y los hipertensos) eviten lascalles congestionadas y pasen menos tiempo al aire libre losdías con aire de baja calidad.

Las pruebas más sólidas de daño apuntan a las sustanciascontaminantes llamadas materia particulada fina, que se liberaal aire cuando se queman maderas o combustibles fósiles. Demodo que los gases de escape de los automóviles, la calefacciónde los hogares y las fuentes industriales, como las plantas deenergía, favorecen la contaminación.

Las partículas son suficientemente pequeñas como parallegar al interior de los pulmones al inhalarlas y losinvestigadores sospechan que causarían infartos en personasvulnerables al inflamar los vasos sanguíneos e irritar losnervios pulmonares.

El equipo del doctor Alessandro Barchielli, del ServicioRegional de Salud, Toscana, analizó datos de 11.450hospitalizaciones por infarto entre el 2002 y el 2005.

Además, utilizó la información de los monitores locales dela calidad del aire para relacionar cómo esas internacionescoincidían con las variaciones de los niveles de contaminaciónambiental.

Los autores hallaron que por cada 10 microgramos más departículas finas por metro cúbico de aire, lashospitalizaciones por infarto aumentaban un 0,01 por ciento enlos 2 días siguientes.

Lo mismo ocurrió cuando el equipo relevó otras dosemisiones contaminantes de los automóviles: el monóxido decarbono y el dióxido de nitrógeno.

La relación entre los picos de contaminación y los infartosfue más sólida en los mayores de 75, en las personas conenfisema o bronquitis crónica y en hipertensos.

Los resultados no prueban que la contaminación del aireprovoque infartos, pero sí se suman a los de otros estudios quehabían hallado la misma relación, según los autores, ycoinciden con las recomendaciones de AHA y otras sociedadescientíficas para las personas con riesgo cardíaco: prestaratención a la calidad del aire y, si es posible, reducir laexposición al aire libre los días con altos niveles decontaminación.

En Estados Unidos, donde los infartos causan 425.000muertes por año, los medios de comunicación locales sueleninformar los índices diarios de calidad del aire, que tambiénse pueden consultar en el sitio oficial de AIRNow(http://www.airnow.gov).

FUENTE: American Journal of Epidemiology, julio del 2011.